Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Una medida correcta de la PA es un componente básico en el manejo del paciente con riesgo cardiovascular. Las tres técnicas básicas para la medida de la PA son la medida en el entorno clínico, la automedida en el domicilio y la monitorización ambulatoria. La medida estandarizada de PA en el entorno clínico debe hacerse con el sujeto en reposo físico y mental y con una serie de condiciones del paciente y del equipo. La mayoría de los sujetos a los que se realiza una medida de presión experimentan una elevación transitoria, situación conocida como reacción de alerta o fenómeno de la bata blanca. Se deben realizar como mínimo dos mediciones separadas al menos 1 minuto, debiendo repetir una tercera si se detecta una diferencia de PA entre ambas mayor de 5mmHg. En cuanto a la automedida de la presión arterial en el domicilio (AMPA), se reconoce que las medidas obtenidas se correlacionan mejor con la afectación de órganos diana y la presencia de factores de riesgo cardiovascular asociados a hipertensión que las medidas obtenidas en el entorno clínico. Sus principales ventajas y limitaciones son las siguientes: Ventajas: - Las medidas se corresponden mejor con la afectación de órganos diana - Evita el efecto de la bata blanca - Permite mediciones en diferentes momentos del día. - Permite valorar el efecto de fármacos antihipertensivos. - Mejora el cumplimiento terapéutico, al implicar de forma más directa y activa al paciente. Coste menos que MAPA - No permite hacer tomas de PA durante las horas de sueño. Limitaciones: - No todos los pacientes son tributarios de AMPA - Uso de aparatos no validados - Necesidad de entrenamiento de los pacientes - Puede inducir a la toma de decisiones - Posibilidad de falsear resultados si los aparatos no disponen de memorias - Coste de los aparatos de AMPA para el paciente. La utilidad de la AMPA depende de la fiabilidad de las medidas, que a su vez está condicionada por la técnica de toma de presión arterial efectuada por el paciente y el aparato utilizado. Los dispositivos de muñeca no son recomendables. Por tanto, la AMPA es una técnica de gran interés en la práctica clínica, pero que exige la implicación activa del personal sanitario a través de un control continuado de las condiciones de su desarrollo por el enfermo. La monitorización ambulatoria de la PA con dispositivos automáticos, MAPA, ha introducido un considerable cambio en el diagnostico y tratamiento de la HTA. Permite múltiples medidas de la PA, estimando el patrón actividad-sueño y no induce reacción de alerta durante el inflado del manguito. La duración estándar de la MAPA es de 24 horas. La utilización de esta técnica puede aportar indudables ventajas, pero también cuenta con desventajas, siendo la principal el coste económico.
Palabras claves:
  • MAPA
  • Presión arterial
  • AMPA

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.