Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La tolerabilidad de la combinación de ácido nicotínico y laropiprant parece ser importante y claramente mejor que la del ácido nicotínico, aunque no pueda llegar a hablarse de desaparición de los sofocos. La combinación de ácido nicotínico y laropiprant ha sido autorizada para el tratamiento de la dislipemia, especialmente en los pacientes con dislipemia combinada mixta y en los pacientes con hipercolesterolemia primaria. Debe usarse en combinación con estatinas, cuando estas últimas no sean eficaces en monoterapia. Solo puede usarse ácido nicotínico/laropiprant en monoterapia en caso de intolerancia a estatinas o cuando éstas no estén indicadas. El ácido nicotínico se ha venido utilizando como agente hipolipemiante pero la aparición de sofocos debido a su efecto vasodilatador periférico ha hecho que se haya buscado anular o paliar sustancialmente este defecto, combinadolo con laropiprant, un antagonista de receptores prostaglandínicos. Laropiprant carece de efectos hipolipemiantes por sí mismo. Los datos clínicos disponibles para la combinación de ácido nicotínico y laropiprant son consistentes y permiten confirmar su eficacia en las condiciones autorizadas, algo previsible dado el amplio historial del ácido nicotínico. Es importante incidir, no obstante, en su perfil parcialmente complementario con el de las estatinas, con efectos algo inferiores a los de las estatinas sobre LDL y colesterol total, pero notablemente superiores en triglicéridos, VLDL y, sobre todo en HDL. No menos interesantes son los efectos sobre la apolipoproteína B (Apo B), el principal constituyente proteico de las VLDL y LDL. También queda demostrada la menor incidencia de sofocos de la combinación que con ácido nicotínico solo, aumentando al doble (del 22% al 47%) el porcentaje de pacientes que no experimentan ningún episodio. Justamente, la aparición de sofocos asociada al ácido nicotínico fue motivo para que el 16,6% de los pacientes tratados con él en los ensayos clínicos controlados abandonasen el tratamiento, algo que solo sucedió en el 7,2% de los tratados con la combinación. En cambio, los abandonos por motivos de otros efectos adversos fueron algo más comunes entre los tratados con la combinación (9,7% vs. 7,0%). En cualquier caso, la tolerabilidad de la combinación de ácido nicotínico y laropiprant parece ser importante y claramente mejor que la del ácido nicotínico, aunque no pueda llegar a hablarse de desaparición de los sofocos. Al margen de las lógicas dudas que puedan existir derivadas de la limitada experiencia clínica del laropiprant, esta combinación viene a ayudar a ""resucitar"" a un viejo fármaco -el ácido nicotínico- todavía en plenitud de utilidad, con la ventaja adicional de su complementariedad con el estándar farmacológico de la terapéutica farmacológica de las dislipemias: las estatinas.
Palabras claves:
  • Estatinas
  • Ácido nicotínico
  • Laropiprant
  • Dislipemia

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.