Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Una revisión sistemática realizada por Cochrane no ha encontrado ninguna evidencia de que la práctica habitual de dar oxígeno inhalado a los pacientes con infarto agudo de miocardio sea beneficiosa, e incluso puede aumentar la mortalidad. El oxígeno se administra rutinariamente en la atención de emergencia de los pacientes con infarto agudo de miocardio en la mayoría de los países, según recomiendan las guías de práctica clínica. La razón es que esto puede mejorar la oxigenación del miocardio isquémico y así reducir el dolor cardíaco, el tamaño del infarto y la consiguiente morbi-mortalidad. Sin embargo, estudios anteriores han encontrado pruebas suficientes para determinar si el oxígeno tenía algún efecto sobre estos resultados. La revisión analizó los datos de todos los ensayos que cumplían los criterios Cochrane en que participaban, aleatoriamente, pacientes con sospecha o probado infarto agudo de miocardio tratados con oxígeno inhalado (a presión normal) o aire inhalado dentro de las 24 horas del inicio de los síntomas. Ninguno de los tres ensayos, que contaba con un total de 387 pacientes, demostró que el oxígeno inhalado mejorara los resultados clínicos. Entre los 14 pacientes que murieron, casi tres veces más había recibido oxígeno con intención de analizar el tratamiento. Sin embargo, el reducido número no alcanzó significación estadística. Se necesita un ensayo controlado aleatorio definitivo con urgencia, dada la falta de coincidencia entre la evidencia que sugiere el ensayo y los posibles daños por el uso rutinario de oxígeno y las recomendaciones para su uso en las guías de práctica clínica. Señalaron que ya en 1950 un estudio mostró que la administración de oxígeno puro a través de una mascarilla facial no sólo no lograron reducir la duración del dolor de la angina prolongada, sino también cambios electrocardiográficos indicativos de infarto agudo de miocardio. Según los investigadores, es sorprendente que aún no se haya hecho un estudio definitivo para descartar la posibilidad de que el oxígeno pueda hacer más daño que bien, aunque esto puede deberse a la firme creencia de que la administración de oxígeno reduce el déficit de oxígeno en el tejido isquémico del miocardio.
Palabras claves:
  • Angina de pecho
  • IAM
  • Oxígeno
  • Infarto

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.