Digest

 

Un tatuaje consiste en la realización de un dibujo en la piel con finalidad deco-rativa y estética. Al hablar de tatuajes normalmente nos referimos a los tatuajes permanentes, aunque también hay tatuajes no permanentes que tienen una duración determinada pero tampoco están exentos de complicaciones. La elaboración de un tatuaje permanente requiere la realización de múltiples heridas punzantes en las capas profundas de la piel con el fin de inyectar tinta y crear un dibujo decorativo. La producción de múltiples traumatismos sobre la piel supone un riesgo de complicaciones locales como infecciones, pero también de riesgos graves para la salud. En el caso de los tatuajes no permanentes, la tinta se deposita en la superficie de la piel. En los tatuajes con henna se utiliza una tinta vegetal para teñir la piel sin utilizar agujas para la creación del tatuaje. Su duración suele ser de varias semanas. La punción de la piel en múltiples ocasiones para inyectar la tinta en la dermis puede producir la entrada de microorganismos y dar lugar a la infección de la piel tatuada. Por otro lado, el uso de agujas no esterilizadas o contaminadas con sangre infectada puede implicar la transmisión de enfermedades sistémicas graves como la infección por VIH, VHC o VHB. Por tanto, en este caso también son importantes las medidas de asepsia a la hora de realizar un tatuaje así como el uso de material desechable. La introducción de tintas dentro de la piel puede producir reacciones alérgicas frente a los colorantes que componen la tinta. Uno de los colorantes naturales más utilizados para realizar tatuajes temporales es la henna, a la que en algunos casos se añade un colorante textil para potenciar el color que es la parafenilendiamina (PPD). Este colorante téxtil suele ser el responsable de las dermatitis de contacto producidas en tatuajes con henna. En algunos casos, además, de forma posterior a la reacción alérgica, puede quedar como secuela una hipopigmentación residual con la forma del tatuaje. La presencia de enfermedades concomitantes como la psoriasis o el liquen plano pueden manifestarse en la zona del tatuaje a través del fenómeno isomorfo de Koebner. Además, en las zonas tatuadas también puede darse la reactivación de infecciones por herpes simple y herpes Zóster. El tatuaje también puede favorecer la aparición de lesiones de lupus discoide crónico en pacientes con esta patología. Por otro lado, la aparición de zonas sobreelevadas en un tatuaje puede alertar sobre una posible sarcoidosis y puede ser perjudicial por dificultar la detección de tumores malignos como el melanoma en las zonas tatuadas. El contenido en algunos tatuajes de óxido férrico, sobre todo los de color negro y rojo, puede favorecer el calentamiento excesivo del tatuaje al someterse su portador a un procedimiento de reso-nancia magnética nuclear, causando la aparición de una quemadura en la zona tatuada.
Palabras claves:
  • Henna
  • Tatuaje

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.