Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La administración profiláctica de fármacos antipiréticos ha llegado a ser una práctica rutinaria e incluso recomendada en algunos países frente a las vacunas contra la difteria, el tétanos, tos ferina, combinaciones de vacunas y en niños con historial de convulsiones febriles. En un reciente ensayo aleatorizado, controlado y abierto se evaluó la efectividad de realizar una administración preventiva de paracetamol en el momento de vacunarse y dentro de las siguientes 24 horas sobre la tasa de reacciones febriles y respuesta a la vacuna en niños, después de la primovacunación con la vacuna decavalente pneumocócica junto con una proteína transportadora, la proteína D, derivada de la bacteria Haemophilus influenzae no tipable (PHiD-CV), co-administrada junto con la vacuna hexavalente formada por el toxoide diftérico, toroide tetánico, 3 componentes acelulares de B. pertussis, antígeno recombinante de la hepatitis B, poliovirus inactivados tipo 1,2 y 3; y polisacárido capsular (PRP) purificado de H. influenzae tipo b (DTPa-HBVIPV/ Hib). Además también se administró la vacuna oral del rotavirus humano (HRV). En un segundo ensayo consecutivo se administró una dosis de recuerdo de PHid-CV más DTPa-HBVIPV/ Hib. Un grupo de niños recibió tres dosis de paracetamol cada 6-8 horas en las primeras 24 horas después de cada vacunación, mientras que el grupo control no recibió nada. El principal objetivo en ambos estudios fue la reducción de la reacción febril de 38 o más grados centígrados en los niños vacunados, mientras que el objetivo secundario fue evaluar el poder inmunogénico en la cohorte según el protocolo. El porcentaje de niños con fiebre ?38ºC después de al menos una dosis fue significativamente menor en el grupo paracetamol, tanto en primovacunación como en dosis de refuerzo, 42% y 36%, respectivamente. Mientras que en el grupo control esos porcentajes fueron del 66% y del 58%, respectivamente. Las medias geométricas de las concentraciones de anticuerpos fueron significativamente más bajas en el grupo tratado con paracetamol que en el grupo control tras la primovacunación para los 10 serotipos de vacuna antineumocócica, proteína D,antipolirribosil-ribitol fosfato, antidiftérica, antitetánica y antipertactina. Tras la administración de la dosis de recuerdo, persistieron los niveles más bajos de anticuerpos en el grupo que recibió paracetamol profiláctico para la antitetánica, la proteína D y todos los serotipos de neumococo excepto el 19F. A pesar de que con la administración de un antipirético las reacciones febriles disminuyeron de manera significativa, la administración profiláctica de antipiréticos en el momento de la vacunación no debe ser recomendada de manera habitual, porque las respuestas de formación de anticuerpos frente a varios antígenos vacunales resultaron menores.
Palabras claves:
  • Fármacos antipiréticos
  • Paracetamol
  • Vacunación
  • Prevención

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.