Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Esta patología generalmente es benigna y su interés se centra en su elevada frecuencia, repercusión social, laboral y económica. En general, el dolor lumbar disminuye rápidamente en el primer mes tras el inicio, la mayoría de pacientes recuperan su nivel previo de dolor. Es importante animar a volver a la actividad normal cuanto antes, utilizar paracetamol o AINE, o incluso relajantes musculares de corta duración para reducir el dolor, y realizar reposo en cama no más de dos días, ya que hay datos contrastados que permiten afirmar que el reposo en cama es menos eficaz que cualquier otra alternativa. Si el paciente no tiene síntomas en las piernas, debe valorarse inicialmente el riesgo de etiología grave. Si el paciente tiene síntomas en las piernas, deberán realizarse pruebas específicas y si es necesario proceder a cirugía. Las opciones quirúrgicas quedan reservadas para pacientes con dolor de espalda y en las piernas, tratados durante más de cuatro semanas y con un déficit neurológico claro y patología focal diagnosticada por pruebas de imagen. En una lumbalgia crónica que no mejora con los tratamientos habituales, es muy importante un tratamiento multidisciplinario, con reumatólogos, psicólogos, fisioterapeutas y, en ocasiones, cirujanos. En los cuadros dolorosos agudos leves o moderados es habitual recurrir a dos tipos de tratamientos farmacológicos: - Antiinflamatorios no esteroídicos (AINE) sistémicos (generalmente, por vía oral). - Contrairritantes tópicos. Los AINE son inhibidores de la síntesis de prostaglandinas y desarrollan efectos analgésicos y antiinflamatorios moderados. La evidencia clínica encontrada indica que no parece haber diferencias significativas entre los AINE y el paracetamol, como tampoco parecen existir entre los diversos tipos de AINE. No existen evidencias que demuestren la utilidad de las inyecciones de corticosteroides a ningún nivel; además, en algunos casos, los efectos secundarios pueden ser importantes. Tampoco existen evidencias sobre la utilidad de la vitamina B12. Los medicamentos contrairritantes son un conjunto extremadamente heterogéneo de sustancias capaces de reducir el dolor, aprovechando los mecanismos fisiológicos de modulación de la sensación dolorosa. En términos farmacológicos, los agentes contrairritantes son aquellos capaces de producir un cierto estímulo (calor, frío, irritación, etc.) en la zona dolorida, con lo cual el organismo reacciona poniendo en marcha el mecanismo de ""control de apertura"" de la transmisión medular de dolor. Los medicamentos contrairritantes pueden ser clasificados básicamente en cuatro grandes grupos, según las terminaciones nerviosas cutáneas sobre las que actúan: 1. Rubefacientes. Producen dolor local (irritación) y calor. Los más empleados son la esencia de mostaza, la esencia de trementina y el salicilato de metilo. 2. Irritantes. Producen esencialmente dolor localizado en la zona de aplicación. Sus representantes más característicos son la capsaicina y otros derivados del pimiento o cápsico. 3. Refrescantes. Actúan estimulan los receptores nerviosos cutáneos del frío, produciendo una sensación de frescor en la piel. Algunos de los más típicos son el mentol, el alcanfor, el cineol y el eucaliptol. 4. Vasodilatadores. No son propiamente contrairritantes, ya que no estimulan directamente terminaciones nerviosas específicas. Producen una sensación marcada y muy localizada de calor en la piel, como consecuencia de su efecto vasodilatador. Uno de los más característicos es el nicotinato de metilo.
Palabras claves:
  • Lumbalgia
  • AINE
  • Contrairritamtes

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.