Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Es preciso recordar que la lumbalgia aguda tiene buen pronóstico y generalmente se manifiesta como una entidad autolimitada, en la que más del 90% de los pacientes se recuperan en 3- 6 meses y más del 90% de las bajas laborales duran menos de 2 meses. En buena parte de los casos el paciente solo requerirá un tratamiento analgésico convencional, paracetamol o un AINE. No es recomendable hacer reposo en cama durante más de dos días, sino por el contrario es conveniente volver a la actividad normal cuanto antes. No hay ninguna justificación para la utilización de corticosteroides ni de vitaminas B, ni por vía oral ni parenteral. Puede ser conveniente, mientras persista el dolor agudo, la aplicación local de agentes contrairritantes o de calor seco moderado, pero no se considera eficaz la utilización de fajas o refuerzos lumbares. Cuando la intensidad del proceso no responda a las medidas convencionales, o la duración del dolor supere dos o tres días, debe remitirse el paciente al médico. También es un motivo de derivación inmediata al médico la existencia de dolores que no ceden en reposo o de intensidad progresiva, pérdida de fuerza en miembros inferiores, pérdida de control de los esfínteres, fiebre, afectación del estado general, disnea o sudoración excesiva. También desde la oficina de farmacia se debe fomentar la prevención de la aparición de la lumbalgia, a través de las siguientes recomendaciones: - Recomendar ejercicio físico moderado. - Explicar al paciente que la lumbalgia inespecífica tiene, en general, buen pronóstico, y que si aparece es necesario evitar el reposo en cama y mantener el mayor grado de actividad que el dolor permita. - En caso de episodios recurrentes o persistentes, valorar la recomendación de programas mixtos de higiene postural (en el trabajo y en casa) y ejercicios. - En el caso de los trabajadores, considerar siempre que cuanto más se prolongue la baja mayor es el riesgo de invalidez persistente. - En el caso de los escolares, no hay datos seguros sobre el efecto del ejercicio, el sedentarismo, las posiciones de sedestación, la forma física, la fuerza muscular y el peso corporal. Hay datos que reflejan que el riesgo de lumbalgia aumenta con la participación en deportes a nivel competitivo, el transporte de material escolar excesivamente pesado, el uso de un mobiliario escolar inadecuado y la exposición a factores psicosociales (infelicidad, baja autoestima, etc.). Sin embargo, los datos disponibles no permiten traducir esa evidencia en recomendaciones preventivas claras (como eventuales límites concretos de carga o directrices para el mobiliario).
Palabras claves:
  • Lumbalgia
  • Prevención

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.