Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Los opioides son fármacos seguros y eficaces que mejoran la calidad de vida del paciente con dolor, pero su uso eficaz, seguro y responsable requiere, por parte del médico y el equipo de salud en general, un mejor conocimiento de ellos, una evaluación constante del paciente y un ajuste cuidadoso de las dosis. En el paciente que padece dolor crónico, además de los problemas inherentes a la patología basal, causante del dolor, pueden aparecer complicaciones secundarias a los tratamientos administrados para controlar el dolor. Es lo que sucede con los opioides. Dentro de ellos se incluyen fármacos como la morfina, la hidromorfona, el fentanilo, la metadona y la oxycodona. Los efectos adversos más comunes de los opiáceos son:. ESTREÑIMIENTO El estreñimiento es una de las quejas más frecuentes en pacientes que toman opiáceos regularmente y suele ser la causa de abandonos del tratamiento, a pesar de que el fármaco les esté controlando adecuadamente el dolor. Se puede mitigar siguiendo unos hábitos adecuados (una dieta rica en fibra, consumir abundante agua y realizar ejercicio para evitar el sedentarismo), aunque si persiste se pueden utilizar laxantes.Cuanto más alta sea la dosis del opiáceo administrado, más probable es que el estreñimiento requiera intervenciones más potentes, como son la utilización de laxantes osmóticos. NÁUSEAS Cuando los opioides se utilizan a dosis bajas es difícil que aparezcan náuseas. Si aparecen, se puede tratar con fármacos específicos que inhiben el centro del vómito ubicado en el cerebro. PICOR El picor, que puede ser generalizado o sólo afectar a la espalda del paciente, es bastante molesto, pero es fácil de aliviar con el uso de antihistamínicos o cambiando el opiáceo. DEPRESIÓN RESPIRATORIA La depresión respiratoria puede aparecer en pacientes recién intervenidos quirúrgicamente y que son tratados con opiáceos. Se debe a que el paciente no está acostumbrado a este tipo de medicación. Es fácilmente tratable y no es peligrosa porque el paciente, durante la intervención, está bajo respiración asistida. En el caso del paciente con dolor crónico que toma opioides de forma prolongada es difícil que aparezca porque el organismo ""se acostumbra"" y se requieren dosis de opioides realmente altas para que esto ocurra DEPENDENCIA FÍSICA. En realidad, este concepto aquí hace referencia a que el organismo de la persona que toma continuamente estos fármacos deja de producirla por sí mismo. Efectivamente, nuestro cerebro y la espina dorsal producen sustancias similares a la morfina y cuando la tomamos en forma de píldora o inyectable, nuestro organismo piensa que hay demasiada y deja de producirla. Cuando esto ocurre, si discontinuamos la toma de la morfina ""externa"", se desarrolla un síndrome de abstinen-cias que dura hasta que el cerebro produzca niveles apropiados nuevamente. Este síndrome de abstinencia se evita si se interrumpe la toma del fármaco de manera lenta, dando así oportunidad al cerebro de volver a producirla. SEDACIÓN Un problema común en pacientes que toman dosis altas es la sedación, aunque también aparece en pacientes de edad avanzada. Para evitarlo, lo primero es disminuir la dosis del opioide. Si esto no es posible hacerlo, debemos recurrir a otras estrategias. Suele ser efectiva una siesta corta que no interfiera con el sueño nocturno o la administración de cafeína en pacientes que no tengan problemas estomacales, ya sea en forma de café o en pastillas. ALTERACIONES HORMONALES Las alteraciones hormonales que se pueden observar con estos fármacos son irregularidades en el ciclo menstrual de la mujer, y disminución de testosterona en el hombre, que podría disminuir el deseo sexual. DISMINUCIÓN DE LA EFECTIVIDAD Con el tiempo, los opiáceos pueden disminuir su efectividad debido a que el organismo del paciente ""se acostumbra a la mediación"" y la elimina más rápidamente y las células que regulan el dolor se vuelven menos sensibles a estos fármacos. Hay dos maneras muy sencillas de corregir este problema: la primera consiste en aumentar la dosis, y la segunda, en cambiar a otro opiáceo al que el paciente todavía no se haya acostumbrado. En definitiva, los opioides son fármacos seguros y eficaces que mejoran la calidad de vida del paciente con dolor, pero su uso eficaz, seguro y responsable requiere, por parte del médico y el equipo de salud en general, un mejor conocimiento de ellos, una evaluación constante del paciente y un ajuste cuidadoso de las dosis.
Palabras claves:
  • Dolor crónico
  • Efectos secundarios opioides
  • Opioides

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.