Digest

 

El acné es una enfermedad crónica y autolimitada que afecta a la unidad pilosebácea. Su etiología es multifactorial, con la intervención del P. acnes. Afecta frecuentemente a los adolescentes (aproximadamente al 80%). Aparece sobre todo en la cara, la mayoría de los casos son pleomorfos (comedones, pápulas, pústulas, nódulos y cicatrices). El objetivo del tratamiento del acné es reducir la sintomatología y secuelas psicológicas con los menores efectos adversos posibles, debiendo orientarse a reducir la inflamación y evitar la proliferación del P. acnes. Es importante informar al paciente acerca de las características de la enfermedad, del tratamiento (duración y necesidad de continuidad) y de otras medidas generales que el paciente debe adoptar: uso de cosméticos de base acuosa, no manipular las lesiones, lavados adecuados, etc. El tratamiento del acné debe ser crónico, pudiendo realizarse con agentes tópicos o sistémicos: monoterapia tópica, tratamiento combinado tópico, o combinando un agente tópico junto a uno sistémico. Los tratamientos tópicos incluyen: agentes antimicrobianos (peróxido de benzoilo y ácido azelaico), agentes comedolíticos (retinoides: isotretinoína, tretinoína y adapaleno) y antibióticos tópicos (clindamicina y eritromicina); y, los tratamientos sistémicos incluyen: antibióticos orales (doxiciclina, oxitetraciclina, minociclina y eritromicina), retinoides orales (isotretinoína) y anticonceptivos orales (ciproterona+ etinilestradiol). El peróxido de benzoilo constituye el tratamiento de primera elección del acné. Se utiliza generalmente asociado a un antibiótico tópico (acné leve-moderado); aportando la ventaja de minimizar las resistencias bacterianas. El tratamiento de segunda elección lo constituyen los antibióticos orales. En el acné grave se utilizan los retinoides tópicos. Actualmente, el fármaco más eficaz disponible para el tratamiento del acné es la isotretinoína, si bien puede asociarse a efectos adversos graves. Los retinoides son teratógenos -aunque sólo pasen a vía sistémica en pequeñas cantidades- estando contraindicado su uso durante el embarazo. Los retinoides -tópicos y orales- y las tetraciclinas orales -especialmente la doxiciclina- pueden producir fotosensibilización, recomendándose limitar la exposición solar y la utilización de protectores solares y vigilar su uso junto a otros medicamentos que también la produzcan.
Palabras claves:
  • Acné
  • P.acnes
  • Peróxido de benzoilo
  • Retinoides tópicos

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.