Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Es importante realizar una buena exploración directa, así como realizar un correcto diagnostico diferencial con patología potencialmente grave (neoplasia de colon, etc.), con la que puede compartir idéntica sintomatología. Las hemorroides son dilataciones vasculares a nivel del canal anal. Los principales síntomas son sangrado, protusión y prurito. Es importante realizar una buena exploración directa, así como realizar un correcto diagnostico diferencial con patología potencialmente grave (neoplasia de colon, etc.), con la que puede compartir idéntica sintomatología. El tratamiento depende del grado de prolapso y de la severidad de los síntomas. En los grados I-III con síntomas leves-moderados, es aconsejable el tratamiento no quirúrgico. La cirugía se reserva para hemorroides resistentes al tratamiento conservador, muy sintomáticas o que presentan complicaciones como la trombosis hemorroidal. La ligadura con banda elástica es el tratamiento más aceptado. Entre las nuevas técnicas, debemos mencionar por su eficacia la ligadura de la arteria hemorroidal guiado por doppler. El diagnóstico de las hemorroides se basa en: 1. Anamnesis: preguntaremos sobre el comienzo de los síntomas, descripción del cuadro clínico, agentes etiológicos posibles, etc. 2. Inspección: en primer lugar debemos visualizar la zona afectada sin ningún mecanismo diagnostico agresivo, en busca de lesiones o datos indirectos que nos permitan hacer un primer enfoque junto con la previa anamnesis. La posición idónea para la exploración es con el enfermo en decúbito lateral izquierdo (posición de Sims) o flexión genupectoral (mas desagradable para el paciente). Una vez en posición exploratoria tendremos especial atención en encontrar el saco hemorroidal presionado o trombosado (violáceo, oscuro) o el prolapso hemorroidal (coloración normal) 3. Tacto rectal: mediante esta técnica podemos hacer un diagnostico diferencial de otras causas posibles de rectorragia así como comprobar el tono del esfínter anal. Podremos palpar hemorroides en grados II-IV, siendo más difícil encontrar grado I por el colapso de las mismas con la digitopresion. 4. Pruebas invasivas, Anuloscopia y Rectosigmoidoscopia: nos permiten valorar la presencia de otras patologías recto-perianales potencialmente más graves y con clínicas compatibles. Diagnóstico diferencial en patología perianal: - Fisura anal. - Prolapso rectal. - Cáncer anal. - Condiloma anal. - Enfermedad de Crohn
Palabras claves:
  • Hemorroides
  • Diagnóstico de las hemorroides
  • Posición de Sims

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.