Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Hay una diferencia entre tener articulaciones hipermóviles, lo que podría ser clasificado como hiperlaxitud articular generalizada y es asintomática, y el síndrome de hiperlaxitud articular que presenta síntomas. En este caso los síntomas empezaron cuando tenía 17 años (ahora tiene 35) y empezó a sufrir dolor en la columna lumbar. La resonancia magnética mostró una hernia discal y degeneración en L4/ 5. Desafortunadamente, el síndrome de hiperlaxitud articular es una enfermedad difícil de diagnosticar y sólo una de cada 20 personas con la enfermedad es diagnosticada correctamente. Después de unos años de múltiples tratamientos el fisioterapeuta pensó que no podría ser hipermovilidad, sino que tenia el síndrome de hiperlaxitud articular, ya que el historial de dolor crónico y el trauma de tejidos blandos frecuentes son más probables en este diagnóstico. Además, había sido una andadora muy tardía, no había gateado y tenía calambres nocturnos y dolores de crecimiento, incluyendo problemas con el control motor que son todos los indicativos del síndrome. El síndrome de hipermovilidad común, a menudo, es diagnosticado formalmente mediante el uso de la puntuación y los criterios de Beighton (especificados en los recuadros 1 y 2 del artículo original). Los criterios de Brighton diferencian los pacientes hipermóviles de aquel que tiene el síndrome por respuestas positivas a dolor en las articulaciones y signos de colágeno defectuoso, por ejemplo de extensibilidad de la piel, prolapsos, y las venas varicosas. El síndrome de hipermovilidad común es una condición invisible, pero es difícil controlar el trabajo de los miembros, que tienen un rango adicional de movimiento. Un problema habitual para muchos pacientes es la subluxación o dislocación de las articulaciones. Se trata de un problema habitual para muchos pacientes con síndrome de hiperlaxitud articular. El dolor y la fatiga son una gran parte de esta condición, pero el rango de los síntomas es más amplio, por ejemplo, el síndrome de intestino irritable y el asma están relacionados con el síndrome porque es un trastorno del tejido conectivo y son los problemas que se derivan de tener fibras de colágeno elástico anormales. Teniendo en cuenta que las tripas y los pulmones son tejidos elásticos en sí mismos, quizá se pueda comenzar a entender las repercusiones de los tejidos conectivos defectuosos. La hiperlaxitud articular implica que el paciente tiene las juntas con una amplia gama de movimiento. Convencionalmente, este es identificado por el sistema de puntuación de nueve puntos Beighton que ideó en 1973. Esto en sí mismo no da información acerca de los factores que están contribuyendo al aumento del rango de movimiento de las articulaciones. Sin embargo la estructura del colágeno y la forma de las superficies articulares óseas según el tono neuromuscular y, posiblemente, la propiocepción, contribuyen a ése aumento del rengo de movimiento de las articulaciones. Distintos criterios (los criterios de Brighton, publicado en 2000) permitieron que la hipermovilidad pudiera ser diagnosticada sobre la base de las menos articulaciones afectadas, especialmente si hay características de soporte como el síndrome del intestino irritable que es común en estos pacientes, la laxitud en el cuello de la vejiga puede conducir a la incontinencia de esfuerzo, la fácil aparición de moretones, fenómeno grave Raynauld, hipotensión y ASMA. Algunos pacientes se fracturan con facilidad. En las mujeres, los niveles de hormonales a menudo se correlacionan con los síntomas. El estado de ansiedad es una asociación reconocida y algunos trastornos psicológicos en el desarrollo pueden estar relacionados también con el síndrome. En enfermedades hereditarias más graves asociadas con hipermovilidad, como el síndrome de Marfan, la profilaxis con losartán y la modulación de citoquinas pueden inducir incluso la alteración de la velocidad de formación de colágeno. Las clínicas especializadas dedicadas a estos pacientes complejos son pocas, distantes entre sí y ausentes por completo en algunas zonas. La historia llama la atención sobre uno de los beneficios conferidos por las articulaciones hipermóviles, que es el valor en la danza, así como en algunos deportes. Esta es un área compleja de la medicina en las artes escénicas y exige, no sólo un alto grado de pericia musculoesquelética y el conocimiento de la anatomía por parte del profesional, sino también una empatía con el temperamento artístico.
Palabras claves:
  • Hipermovilidad
  • ASMA
  • Hipertensión
  • Danza
  • Hipotensión
  • Hipermovilidad articular

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.