Digest

 

La FDA ha informado a los profesionales sanitarios sobre 35 notificaciones de condrolisis (necrosis y destrucción del cartílago) en pacientes recibiendo infusión intra-articular continua de anestésicos locales, como bupivacaína, cloroprocaína, lidocaína, mepivacaína, procaína, ropivacaína mediante dispositivos elastoméricos de infusión continua para el dolor post-quirúrgico, bajo el control del propio paciente. Los dispositivos elastoméricos de bombeo son similares a las bombas electrónicas, tipos de infusores para control ambulatorio del dolor, bajo el propio control del paciente. Según la información de la FDA, los anestésicos locales se habían perfundido durante periodos amplios de tiempo (48 a 72 horas) directamente en el espacio intra-articular, usando un dispositivo elastomérico de bombeo. La condrolisis se diagnosticó, de media, en los 8,5 meses después de la perfusión.La mayoría de todos los casos de condrolisis (el 97%) sucedieron después de cirugía en el hombro. Los síntomas de dolor articular, rigidez y pérdida de movimiento fueron notificados al poco de recibir la perfusión, a lo largo del segundo mes posterior. En algo más de la mitad de los casos notificados los pacientes necesitaron cirugía adicional, incluyendo una artroscopia o artroplastia. En base a los casos notificados de condrolisis, la FDA ha requerido tanto a las compañías titulares de estos medicamentos con anestésicos locales, como a los fabricantes de bombas que puedan utilizarse para infundir los anestésicos locales, que revisen el etiquetado de sus productos en los que adviertan a los profesionales sanitarios sobre el riesgo de condrolisis.
Palabras claves:
  • Condrolisis
  • Anestésicos locales

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.