Digest

 

Los riesgos de sufrir enfermedades renales y cardiovasculares son mayores en pacientes afroamericanos que en cualquier otro grupo étnico. El Estudio Afroamericano de Hipertensión y Enfermedades Renales (AASK) es un estudio que compara terapias intensivas frente a las terapias estándares para la hipertensión en 1094 pacientes de color con enfermedades renales crónicas. Para estudiar la prevalencia de enfermedades renales se utilizó el GFR (índice de filtración glomerular) con valores entre 20 y 65 mL por minuto y por 1.73 m2 de área de la superficie corporal. En la primera fase, el ensayo clínico, se comparó la presión arterial de control intensivo (92 mm Hg) con valores de control de la presión estándares (102-107 mm Hg) así como tres medicaciones: un IECA (Rampril), un bloqueador de los canales de calcio (Amlodipino) y un betabloqueante a largo plazo (metoprolol). Para formar parte de la primera fase los pacientes debían tener una enfermedad renal de media a moderada sin proteinuria marcada. La edad de los pacientes fue de 18 a 70 años y resultando un grupo heterogéneo. Al final del ensayo, la presión arterial del grupo de control intenso fue de 130/78 mm Hg y las de control estándar fue de 142/88 mm Hg. La segunda parte del estudio fue observacional. Después de 12.2 años de seguimiento se vio que no había diferencias significativas entre la evolución de las enfermedades renales crónicas entre los pacientes que fueron asignados al grupo de control intensivo durante la primera fase del estudio y los que habían asignado para el grupo estándar de control. En la fase de observación del estudio la ratio proteína/creatinina era de 0.38 que indicaba una evolución en proteinuria (valor intermedio entre los que continuaron el grupo de control frente a los que abandonaron) y el GFR había bajado en muchos pacientes. Estos cambios se debieron al aumento de edad de los pacientes y cambios en otras condiciones como diabetes y arteriosclerosis. Los pacientes, que inicialmente tenían una ratio proteína/creatinina por encima de 0.22, se beneficiaron con la terapia inicial (pacientes más jóvenes y con menos enfermedades cardiovasculares), al contrario de los que tenía un ratio inferior, en los cuales no tubo beneficio. La elección del valor 0.22 fue acordado después de analizar muestras de orina en intervalos de 24h de todos los pacientes del estudio y además, cumplía ampliamente con el umbral de proteinuria de 300 mg por día. Otros estudios aseguran que una modificación de la dieta, un control de la presión arterial, etc, no mejoran en un término de 3 años las enfermedades renales medidas por GFR. El aparente control de la presión arterial es debido al uso de los IECA. El estudio AASK, que no obtiene resultados muy diferentes, deja ver que es posible un ligero recorte en la presión arterial en las personas de raza negra aunque en la primera fase del estudio este resultado fue negativo. En cuanto a la importancia de la proteinuria, este estudio da muy poca esperanza al hecho que una terapia intensiva mejore problemas renales en pacientes negros con hipertensión y enfermedades renales crónicas.
Palabras claves:
  • Hipertensión
  • Ratio proteína/queratina
  • GFR
  • Proteinuria
  • Enfermedades renales
  • Personas de color

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.