Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El farmacéutico debe conocer la existencia de una serie de criterios que ayudan a definir el cuadro y que van a servirle de apoyo en su decisión de remitir al paciente al médico o a aconsejar el empleo de una especialidad farmacéutica que no precise prescripción médica. Se deberían plantear cuatro preguntas clave: - ¿Por qué duele? - ¿Dónde duele? --¿Cómo duele? - ¿Cuánto duele? Las situaciones en que el farmacéutico debe remitir al paciente al médico como consecuencia de un dolor pueden ser esquematizadas en las siguientes: - Cualquier paciente que presente dolores persistentes durante más de un día, que no hayan remitido de forma sustancial tras la administración de un analgésico convencional (ácido acetilsalicílico, paracetamol o ibuprofeno, por ejemplo). - Cualquier cuadro doloroso que no esté relacionado directamente con la realización de movimientos bruscos, esfuerzos musculares, o contusiones provocadas por pequeños accidentes deportivos, domésticos o callejeros. - Procesos dolorosos que impliquen un grado importante de discapacidad funcional. - Desproporción entre la causa aparente del dolor y la intensidad del mismo. - La presencia de cuadros inflamatorios amplios o que produzcan algún tipo de inmovilidad articular marcada. - La existencia de alguna patología crónica en el paciente afectado por un dolor osteomuscular agudo puede confundir la adecuada valoración de este último por el farmacéutico. En este sentido, la existencia previa de enfermedades osteomusculares degenerativas o reumáticas (artritis, artrosis, osteoporosis, etc.) debe ser valorado y excluirse por completo como origen del cuadro doloroso agudo. - Aquellos casos en que el origen no es claro, o si se relacionan con lesiones previas, que deberán ser evaluadas por el traumatólogo en profundidad. La insistencia de ignorar el dolor por parte de algunos pacientes y la utilización inadecuada de procedimientos terapéuticos analgésicos no solo puede tener como consecuencia la existencia de un sufrimiento innecesario y gratuito, sino que puede traducirse en un notable deterioro de la salud del paciente.
Palabras claves:
  • Dolor
  • Valoración
  • Farmacéutico

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.