Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Los medicamentos implicados en general son psicotropos. Con frecuencia son antidepresivos o neurolépticos. Los síntomas aparecen rápidamente a los pocos días o semanas del inicio del tratamiento. La suspensión o la reducción de posología del medicamento permiten una evolución favorable de los síntomas. Generalidades: El síndrome de las piernas inquietas se caracteriza por síntomas desagradables como sensaciones de ardores, de entumecimiento de los miembros inferiores y a veces a nivel del tronco y de los brazos. Estos síntomas aparecen en descanso, en posición sentada o echada y son más intensos por la tarde y por la noche. El movimiento del miembro afectado permite calmarlos provisionalmente. El examen neurológico y muscular es normal. Aunque es molesto y origina trastornos del sueño, el síndrome de las piernas inquietas no tiene complicación física grave. Este síndrome aparece con mayor frecuencia en algunas situaciones: déficit en hierro, con o sin anemia, embarazo y, sobre todo, insuficiencia renal. Parece existir un factor faniliar en uno de cada dos casos aproximadamente. Causa medicamentosa: Distintas observaciones han citado síndrmes de piernas inquietas aparecidos o exacerbados tras la toma de algunos medicamentos. Los autores han reunido sesenta publicaciones detalladas. Otros casos se han registrado en base a los datos de farmacovigilancia. Clase de medicamentos implicados: antidepresivos, neurolépticos, antiepilépticos, litio, donepezil, etc. Entre los medicamentos no psicotropos: cimetidina, interferon alfa, levotiroxina y clindamicina. Algunos medicamentos usados a largo plazo para calmar el síndrome de las piernas inquietas agravan los síntomas después de haberlos calmado modestamente en el primer tiempo: se trata de la levodopa y de agonistas dopaminérgicos o de antálgicos opioides. Los síntomas aparecen pronto durante la jornada y su intensidad aumenta. Los pacientes tienen tendencia a adelantar la hora de la toma y a aumentar la dosis, lo que agrava más los síntomas. El mecanismo origen del síndrome de las piernas inquietas no está claro. Cuando un paciente se queja de la aparición o empeoramiento de un síndrome de piernas inquietas está justificado pensar en una causa medicamentosa, sobre todo si el paciente está tratado con psicotropos.
Palabras claves:
  • piernas inquietas
  • psicotropos
  • enyidepresivos
  • efectos adversos

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.