Digest

 

Este estudio demuestra mediante que el seguimiento puede reducir el coste sanitario que supone la depresión y las enfermedades crónicas. Pacientes con depresión y con mal control de la diabetes y/o con enfermedades coronarias, tienen más riesgos de contraer enfermedades que resulten ser mortales y con los costes sanitarios son muy altos. Hace poco tiempo se realizaba seguimiento por parte de las enfermeras vía teléfono sin ver el paciente y sin recibir la ninguna visita del psiquiatra. Los pacientes que sufren tanto enfermedades físicas como psicológicas son complicadas y suponen un gasto sanitario mucho más alto. Es por eso que se realizó un ensayo clínico aleatorio, doble ciego para determinar si la atención primaria y el cuidado de varios aspectos mejoraría los efectos adversos y la depresión en éste tipo de pacientes. El objetivo fue reducir el riesgo de enfermedades con un control exhaustivo tanto de la actuación como de la medicación del paciente con múltiples enfermedades. El estudio se realizó en 14 centros de atención primaria integrados en el sistema sanitario del estado de Washington donde participaron 214 participantes. Los pacientes fueron asignados al grupo de atención usual o al de intervención, los cuales fueron supervisados por una enfermera y un psiquiatra el cual se le dotaba de una guía para el seguimiento del paciente y como objetivo controlar los factores de riesgo asociados a las enfermedades múltiples. Se modelaron los siguientes efectos para estimar el efecto del tratamiento: los niveles de hemoglobina, la lipoproteína de baja densidad, el colesterol, la presión sistólica y el Checklist Symptom-20 (SCL-20) para la depresión. Después de un control semanal por parte de la enfermera y de un ajuste de la dosis por parte del médico cada vez que lo considerara oportuno, el principal resultado fue que en 12 meses los pacientes del grupo de intervención tuvieron una mejora general en los niveles de hemoglobina (diferencia del 0.58%), LDL (diferencia del 6.9 mg por decilitro), presión sistólica (diferencia de 5.1 mm Hg) y en el SCS-20 (diferencia de 0.4 puntos). En este grupo también se mejoro los ajustes de dosis de la insulina (P=0.006), mediaciones antihipertensivas y antidepresivas (ambas diferenciad P<0.001). En general tuvieron mejor calidad de vida y una mejor satisfacción del cuidado sanitario. Se puede extraer del trabajo que una intervención que involucra tanto al médico como a la enfermera, basándose en unas guías marcadas, ayuda al tratamiento de pacientes con depresión y enfermedades crónicas y mejora el control de los posibles riegos que ambas enfermedades comportan.
Palabras claves:
  • Depresion
  • Enfermedades Coronarias
  • Diabetes
  • Seguimiento/Control

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.