Digest

 

La terapia hormonal para el tratamiento de los síntomas de la menopausia ha ido disminuyendo desde que un estudio revelara que los riesgos eran mayores que los beneficios. Por el mismo motivo ha crecido el interés por las terapias no hormonales. Este estudio tiene como objetivo determinar la eficacia y la tolerancia del escitalopram, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS), para disminuir la frecuencia, la gravedad y las molestias de los sofocos en mujeres menopáusicas. Se llevó a cabo un estudio aleatorizado, doble ciego, multicéntrico, controlado con placebo, en el que participaron 205 mujeres en Estados Unidos. Las mujeres eran de raza blanca y afroamericana en su mayoría. A las mujeres se les administraron 10 mg/día de escitalopram o placebo durante 8 semanas. Si a las 4 semanas no había una disminución en la frecuencia de los sofocos de al menos 50%, o la gravedad de los sofocos no había disminuido, se aumentaba la dosis de escitalopram a 20 mg/día (o se doblaba la dosis placebo), sin desenmascarar el cegamiento. Al inicio del estudio, las mujeres tenían una media de 9,78 episodios de sofocos al día. Los resultados mostraron una reducción media de 4,60 sofocos/día (IC95% 3.74 a 5.47) para el escitalopram y de 3,20 (IC 95% 2,24 a 5,15) para el placebo, (diferencia de medias = 1,41 [IC95% 0,13 a 2,69]; p < 0,001). Un 55% de las mujeres que tomaban escitalopram, frente a un 36% de las que tomaban placebo, mostraron una disminución de al menos 50% en la frecuencia de los sofocos (p < 0,009) al cabo de las 8 semanas. La reducción en la gravedad de los sofocos fue estadísticamente mayor en el grupo de escitalopram (-0,52 [IC95% -0,64 a -0,40] para escitalopram frente a -0,30 [IC95% -0,42 a -0.17] para placebo). La tolerabilidad del tratamiento fue alta: sólo 9 participantes (4% del total) abandonaron el estudio por efectos adversos, (7 eventos con escitalopram y 2 con placebo). Ninguno de los efectos adversos requirió intervención médica. La raza de las participantes no modificó de manera significativa los resultados. Los autores concluyen que, en mujeres sanas, el uso de escitalopram a dosis de 10 a 20 mg/día, comparado con placebo, resultó en un menor número de episodios de sofocos y en una menor gravedad de éstos al final del estudio.
Palabras claves:
  • Escitalopram
  • tratamiento
  • ISRS
  • ensayo clínico aleatorizado
  • doble ciego
  • mujeres
  • menopausia
  • sofocos
  • efectos adversos

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.