Digest

 

Una quemadura es una lesión de los tejidos que resulta del contacto directo con llamas, líquidos, gases o superficies muy calientes, cáusticos químicos, electricidad o radiación. Las quemaduras según su profundidad pueden clasificarse en quemaduras de primer, segundo o tercer grado. El efecto inmediato de la quemadura es la destrucción de la piel; sin embargo cuando la lesión supera el 25% de la superficie corporal, se ven afectados todos los sistemas del organismo, produciéndose alteraciones cardíacas, hepáticas, gastrointestinales, renales, infecciones y fallo inmunológico. La gravedad de la quemadura está condicionada por los siguientes factores: -Edad del paciente. -Extensión de la quemadura. -Causa de la quemadura. -Profundidad de la quemadura. -Existencia de enfermedad previa. -Localización de la quemadura. En la oficina de farmacia sólo podrán tratarse quemaduras de primer grado o de segundo grado superficial, que afecten a adultos sanos. Las pautas de actuación ante una quemadura, son las siguientes: 1. Eliminar cuidadosamente la ropa de la zona quemada. 2. Enfriar la quemadura sumergiendo la superficie quemada en agua fría, durante 10-15 minutos. No se usará hielo. 3. La quemadura se limpiará empleando suero. 4. No se emplearán remedios populares o caseros como pasta de dientes, aceite, mantequilla u otros similares. 5. Se vendará la quemadura usando gasa esterilizada 6. Se deberá extremar las medidas de higiene en torno a la quemadura, dado al elevado riesgo de infección. La zona quemada deberá protegerse de la radiación solar como mínimo durante seis meses.
Palabras claves:
  • Quemadura

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.