Digest

 

La neumonía asociada a la ventilación mecánica (NAV) es la complicación infecciosa que representa la mayor causa de morbimortalidad en las unidades de cuidados intensivos, atribuyéndosele un incremento en la mortalidad de entre 2 y 10 veces y una incidencia que oscila entre el 9 y el 69%, además de representar un aumento en la estancia hospitalaria y en el coste sanitario. Al ser complicados tanto su diagnóstico como su tratamiento, la prevención es prioritaria. 1. Interrupción diaria de la infusión de sedación. Los pacientes ventilados requieren sedación, normalmente con benzodiacepinas o analgésicos asociados o no a opioides. La interrupción diaria de esta sedación ha demostrado beneficios y una disminución de más de 2 días de ventilación mecánica, y de 3,5 días de estancia en UCI. Además se redujo a la mitad la dosis total de benzodiacepinas. Estos beneficios radican en un despertar más temprano de los pacientes, ajuste en la dosis de sedación y analgesia y valoración diaria de la necesidad de ventilación mecánica. 2. Descontaminación oral. La aspiración de secreciones hacia el tracto respiratorio inferior es la principal causa de NAV. El uso de antisépticos tópicos, como la clorhexidina, es la estrategia preventiva con mayor evidencia científica. La administración de antibióticos orales no ha demostrado una reducción significativa de la incidencia de NAV. 3. Descontaminación selectiva del tracto digestivo. Previene las infecciones endógenas primarias y secundarias en los pacientes ventilados. Los protocolos de descontaminación digestiva selectiva (DDS) tienen cuatro componentes: A) antibióticos enterales no absorbibles (combinación de polimixina E, tobramicina y anfotericina B o nistatina) tanto en la orofaringe como en el tracto digestivo; B) antibióticos parenterales (cefalosporinas de tercera generación); C) medidas higiénicas para prevenir la contaminación cruzada; D) toma de cultivos orofaríngeos y rectales de vigilancia al ingreso y 2 veces por semana para monitorizar la aparición de gérmenes resistentes. Estas medidas han demostrado una disminución significativa de la incidencia de NAV, de la mortalidad y de la estancia en la UCI. La DDS no se ha aceptado ampliamente por el riesgo de aparición de multirresistencias y de infecciones por Clostridium difficile con la administración prolongada de cefalosporinas de tercera generación. 4. Tratamiento antibiótico intravenoso o inhalado como profilaxis habitual. La administración de antibióticos parenterales profilácticos ha dado resultados controvertidos, y parece que sólo pueden ser de alguna utilidad en algunos subgrupos de pacientes clasificados como de alto riesgo (traumatismo craneoencefálico grave, cirugía cardiovascular, neurocirugía, etc), aunque la evidencia no es sólida. La administración nebulizada de antibióticos, cuyo interés radica en las elevadas concentraciones en el sitio de aplicación, tampoco gozan de consenso sobre su validez. La instilación de suero salino isotónico antes de la aspiración de las secreciones parece ser efectiva. El suero promueve la tos y la movilización de secreciones hacia la tráquea, donde se pueden aspirar más fácilmente. 5. Profilaxis de úlceras por estrés. Los medicamentos que aumentan el pH intragástrico facilitan la colonización del tracto gastrointestinal superior y aumentan la incidencia de NAV. El sucralfato no disminuye la acidez y se utiliza en profilaxis, aunque un estudio demostró un aumento significativo del riesgo de hemorragias clínicamente importante, por lo que hay controversia respecto a su utilización. Otras medidas como los protocolos transfusionales restrictivos, control glicémico con insulinoterapia intensiva y tratamiento antibiótico adecuado presentan bajos niveles de evidencia o resultados controvertidos, por lo que se requieren más ensayos sobre estas intervenciones.
Palabras claves:
  • Infección nosocomial
  • unidad de cuidados intensivos
  • prevención de infecciones
  • antibióticos
  • ventilación mecánica

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.