Digest

 

En los últimos años se han detectado diversos efectos adversos asociados al uso a largo plazo de los Bifofonatos. Un paciente con bifosfonatos que sienta un dolor nuevo o infrecuente en la zona de la ingle, de la cadera o del muslo tendría que consultar rápidamente con un profesional. Varios estudios han informado de una relación entre fracturas inhabituales del fémur y el uso prolongado de bifosfonatos. Se trata de fracturas sub-trocanterianas (justo bajo la articulación de la cadera) o de diafisis (parte larga del fémur). Aunque no está claro que los bifosfonatos sean realmente la causa, este tipo de fracturas está relacionado principalmente con pacientes que toman bifosfonatos. Las terapias prolongadas con bifosfonatos inhiben la renovación del hueso lo que podría perturbar la reparación de las microhendiduras del hueso y provocar un aumento de riesgo de fractura. La FDA ha pedido información del riesgo de fracturas atípicas en los prospectos de todos los bifosfonatos usados para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis. Las fracturas atípicas del fémur son escasas. Su incidencia en relación al conjunto de las fracturas femorales es muy baja: menos de 20 casos versus 428 por 100000 personas en un año (en USA en 2006). Los pacientes típicamente sufren una molestia en el lugar de la fractura semanas o meses antes de que se produzca. Describen un dolor sordo en el muslo que empeora cuando van cargados. No hay traumatismo precedente a la fractura (""fractura espontánea""), se produce con actividades diarias, como caminando o bajando escaleras. Opciones de prevención: Para mejorar la relación beneficio/riesgo, hay que identificar a los pacientes con riesgo alto de fracturas y evitar prescribir tal tratamiento a los que presentan un riesgo débil. Después de 5 años de tratamiento se sugiere suspender o interrumpir el tratamiento durante 12 meses en los pacientes clínicamente estables. De todas formas no hay datos sobre el efecto de esta estrategia en prevención de fracturas atípicas. Así pues, es necesario evaluar individualmente los riesgos y los beneficios. Otras referencias: NEJM 2010; 362 (19): 1761-1771 Arznei-telegramm 2010; 41 (11):117-118 Bol Ter Andal 2010; 26 (2):5
Palabras claves:
  • Bifosfonatos
  • Fracturas
  • Síntomas

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.