Digest

 

Una administración o ingesta excesiva de vitaminas liposolubles puede tener, las siguientes consecuencias para la salud: Vitamina A: La toxicidad por vitamina A se produce cuando se sobrepasa la capacidad de almacenamiento del hígado, aunque es reversible y poco común. Los síntomas pueden ser: edema papilar, hidrocefalia, abombamiento de las fontanelas en niños pequeños, cefaleas intensas, alopecia, anorexia, apatía, alteraciones cutáneas, hipomenorrea y retraso del crecimiento, fatiga, irritabilidad, sedación, mareos y alteraciones gástricas y hepáticas. La administración de dosis excesivas de vitamina A pueden producir hipervitaminosis especialmente en pacientes con alteración de la función renal o hepática y grandes consumidores de alcohol. Los fumadores que consumen alcohol y betacarotenos presentan mayor riesgo de cáncer de pulmón o enfermedad cardiovascular. El uso de dosis excesivas de vitamina A durante el embarazo puede producir defectos en el feto, por lo que durante este período es especialmente importante ajustar las dosis de vitamina A a las necesidades de la embarazada. Vitamina D: El exceso de esta vitamina puede producir hipercalcemia, hipercalciuria, anorexia, náuseas, vómitos, poliuria, y depósitos de calcio en los tejidos blandos. Es especialmente importante evitar la sobredosis de vitamina D en madres lactantes, ya que puede conducir a retraso mental y físico, estenosis aórtica y retinopatía en el niño.
Palabras claves:
  • Vitamina A
  • Vitamina D
  • Vitaminas liposolubles

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.