Digest

 

La diabetes tipo 2 ha venido sufriendo un aumento constante de la incidencia en nuestros países desarrollados. Por ello, se están buscando nuevas estrategias que reduzcan el desarrollo de la misma. Una de ellas, como se conoce, es el cambio en los estilos de vida. Pero también se han diseñado algunas intervenciones farmacológicas, en concreto en individuos con una intolerancia a la glucosa (IGT) o una intolerancia a la glucosa en ayunas (IFT). Un ensayo clínico doble ciego y aleatorizado denominado CANOE estudió si la intervención basada en terapia de combinación con la mitad de la dosis máxima de metformina y rosiglitazona junto con una estructuración en los cambios de vida, podía ser capaz de prevenir la diabetes tipo 2 en individuos con IGT. Se reclutó un total de 207 pacientes con intolerancia a la glucosa que durante 3,9 años, fueron asignados a recibir placebo (n=104) o un tratamiento con 2 mg de rosiglitazona y 500 mg de metformina (n=103) administrados dos veces al día junto a un programa de intervención en el estilo de vida. La variable principal de estudio fue el tiempo para el desarrollo de diabetes. El cumplimiento, definido como la toma de al menos el 80% de la medicación asignada fue del 78% en el grupo activo y del 81% en el grupo placebo. La incidencia de diabetes fue significativamente menor en el grupo con rosiglitazona/metformina (14%) que en el grupo placebo (39%). La reducción relativa del riesgo fue del 66% y la del riesgo absoluto fue del 26%. La sensibilidad a la insulina disminuyó al final del estudio y permaneció inalterada con rosiglitazona y metformina. En cuanto a los efectos adversos, se registró un incremento de diarrea en los pacientes asignados al tratamiento activo en comparación con los asignados a placebo. Estos resultados apoyan la hipótesis inicial de estudio de que el uso de la terapia de combinación a dosis bajas con rosiglitazona mas metformina parece ser eficaz en la prevención de la diabetes y en la normalización de la tolerancia a la glucosa en individuos con IGT. No obstante, el diseño de este estudio no pudo establecer los efectos a largo plazo sobre la seguridad cardiovascular. Otra limitación del estudio es que no puede diferenciar claramente si el efecto registrado representa una prevención verdadera de la diabetes o un tratamiento temprano. Para poder aclarar esta cuestión, se necesitaría establecer un seguimiento de mayor duración después del aclaramiento de los fármacos, con una atención especial a los cambios en los sucesos patofisiológicos subyacentes que ocasionan la diabetes.
Palabras claves:
  • Diabetes
  • Prevención
  • Rosiglitazona
  • Metformina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.