Digest

 

Si no existe un déficit motor o sensitivo importante, el tratamiento debe de ser conservador, con reposo y fármacos (antiinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares). Una hernia de disco es la protrusión o salida del contenido discal dentro del canal raquídeo o del agujero de conjunción. Su aparición es consecuencia de la pérdida de la elasticidad que caracteriza al disco intervertebral. Diversas patologías o traumatismos, o incluso, el propio envejecimiento hacen que los discos pierdan elasticidad, pudiendo fragmentarse; el disco afectado se desplaza de su ubicación habitual, pudiendo comprimir estructuras nerviosas y generar sintomatología. Si no existe un déficit motor o sensitivo importante, el tratamiento debe de ser conservador, con reposo y fármacos (antiinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares). Solo el 7% de los pacientes con hernia de disco, requieren cirugía. El reposo en cama no se recomienda más allá de las primeras 24 horas, por su efecto pernicioso, ya que incrementa el catabolismo muscular y la desmineralización del hueso. En determinados casos la farmacoterapia puede incluir esteroides administrados por vía epidural, con objeto de aliviar las fases de dolor agudo. La intervención quirúrgica esta indicada en: prolapso discal comprimiendo la cola de caballo, déficit motor para la extensión del pie y del primer dedo, dolor lumbar irradiado al territorio ciático con déficit neurológico, motores y sensitivos, claudicación radicular ciática con la marcha en la que aumenta el dolor, paciente joven con brotes repetidos de dolor lumbar y ciático. Se admite como técnica quirúrgica de elección la microdisectomía, que produce resultados satisfactorios en más del 80 % de los pacientes que pasan por el quirófano. Las opciones terapéuticas ante una hernia discal contemplan también fisioterapia y la rehabilitación, es importante fortalecer la musculatura de la espalda. Otras terapias igualmente indicadas son la acupuntura y la ozonoterapia. La ozonoterapia ofrece resultados similares a la cirugía, pero con la ventaja de que no requiere anestesia general y se realiza de forma ambulatoria. El ozono actúa sobre el núcleo pulposo del disco intervertebral dando lugar a diferentes reacciones bioquímicas y antioxidantes que provocan la deshidratación de dicho núcleo, provocando la disminución de su volumen y el dolor desaparece o aminora. El ozono se administrará mediante inyección en la musculatura paravertebral.
Palabras claves:
  • -Hernia de disco
  • Microdisectomía
  • Ozonoterapia

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.