Digest

 

La diarrea aguda se define como aquella variación significativa en cuanto a volumen o frecuencia de las deposiciones con respecto al hábito intestinal previo del individuo y siempre que se presente acompañado de disminución de la consistencia de las heces. Hablaremos de diarrea aguda cuando la duración sea menor de 2 semanas, diarrea crónica cuando presente una duración superior a 4 semanas y diarrea persistente si dura de 2 a 4 semanas. El tratamiento de la diarrea aguda debe ser etiológico siempre que sea posible. El punto clave del tratamiento de la diarrea aguda radica en la adecuada reposición hidroelectrolítica que se realizará preferiblemente por vía oral. Se puede utilizar la solución para rehidratación propuesta por la OMS que consiste en 3,5 g de ClNa, 2,5 g de bicarbonato, 1,5 g de ClK y 20 g de glucosa por litro de agua así como otras soluciones comercializadas de rehidratación de similares características cuantitativas. Si la vía oral no fuera posible o el estado de deshidratación del paciente fuera muy importante, podremos utilizar la vía intravenosa. En la diarrea de grado moderado podemos utilizar loperamida (que inhibe la motilidad y secreción intestinal) o el subsalicilato de bismuto que puede aliviar el vómito y la diarrea pero que está contraindicado en pacientes inmunodeprimidos por el riesgo de desencadenar una encefalopatía por bismuto. El empleo de trimetoprim-sulfametoxazol o ciprofloxacino como profilaxis de la diarrea del viajero está indicado en aquellas personas que viajan a zonas endémicas y con factores riesgo añadido que empeorarían el pronóstico como en inmunodeprimidos, pacientes con aclorhidria gástrica o enfermos de EII. No se ha demostrado que ninguna dieta específica contribuya a mejorar o acortar el cuadro de diarrea aguda, a excepción de una correcta reposición hidroelectrolítica. Deben evitarse comidas ricas en grasas hasta la resolución del cuadro aunque es importante mantener una correcta nutrición durante el episodio ya que ello favorece al recambio de enterocitos, si bien un período corto en el que la ingesta se restrinja exclusivamente a líquidos en el caso de que el paciente presente hiporexia no sería perjudicial. El uso de probióticos puede utilizarse como terapia coadyuvante y han demostrado utilidad en la diarrea del viajero y la diarrea aguda inespecífica en niños.
Palabras claves:
  • Diarrea aguda
  • Rehidratación
  • Loperamida
  • Subsalicilato de bismuto

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.