Digest

 

El envejecimiento poblacional se produce como consecuencia de una disminución de la mortalidad y una mayor esperanza de vida, y conlleva una mayor prevalencia de enfermedades crónicas en una misma persona que, a su vez, determina un mayor número de pacientes polimedicados. Se hacen necesarios, por tanto, estudios que, partiendo de poblaciones bien definidas y con una muestra amplia, sean capaces de cuantificar por grupos de edades a partir de los 65 años cuál es el porcentaje de polimedicación que tienen nuestros pacientes crónicos, e identificar cuáles son las interacciones medicamentosas que se están produciendo, en las que sería necesario actuar de forma prioritaria. Con el objetivo de conocer cuál es el porcentaje de pacientes mayores de 65 años polimedicados de forma crónica que pueden estar expuestos a interacciones medicamentosas, se ha realizado un estudio observacional para identificar aquellas en las que sería necesario actuar prioritariamente. El estudio se llevó a cabo en el Centro de Salud Cerro Almodóvar (Área 1 de Atención Primaria de Madrid) y se observó una muestra de 1.134 pacientes mayores de 65 años que acudieron a consulta en el centro de salud, al menos, una vez en 2 años. Se seleccionaron a partir de los 3.486 pacientes mayores de 65 años que habían acudido al menos una vez en los años 2005 y 2006, por cualquier motivo, a la consulta del médico de familia y que tomaban más de 5 fármacos pautados durante 6 meses. De éstos, los pacientes polimedicados eran 1.134. Para la definición de interacción medicamentosa se consideró la presentación de un efecto farmacológico, terapéutico o tóxico, de intensidad variable a la habitual o a la prevista, como consecuencia de la presencia o acción simultánea de un fármaco sobre otro. Para la detección de las interacciones medicamentosas de los distintos principios activos utilizados por cada paciente de la muestra, se utilizó el programa informático BOT-plus del Colegio de Farmacéuticos que permite clasificar la significación clínica de las interacciones, así como su naturaleza y las medidas a tomar. La población fue, fundamentalmente, femenina (66,3%), siendo el tramo de edad más representado el de 70 a 79 años (51,4%). En 607 (69,6%) pacientes se detectaron interacciones medicamentosas, no existiendo diferencias estadísticamente significativas en función del sexo ni de la edad. Sí se ha demostrado que es mayor el número de interacciones en función del número de fármacos administrados (chi cuadrado=2.151,777, p>0,05). El estudio tiene sus limitaciones al no poder concretarse el grado de adherencia y cumplimiento que requerirían un diseño de investigación distinto. No obstante, aunque el estudio mostró unas cifras muy elevadas de interacciones, también estableció los principios activos que presentaban interacciones con mas frecuencia. Principios activos: ACENOCUMAROL (7,5%) HIDROCLOROTIAZIDA (6,85%) DIGOXINA (4,62%) FUROSEMIDA (4,47%) GLIBENCLAMIDA (3,88%) ENALAPRIL (3,29%) METFORMINA (3,12%) ACIDO ACETILSALICILICO (2,88%) IBUPROFENO (2,59%) OMEPRAZOL (2,50%) Combinaciones: Nitroglicerina-Acido acetil salicílico (3,2%) Furosemida-Acenocumarol (2,5%) Paracetamol-Acenocumarol (2,3%) Sarosa-Metformina (2,2%) Omeprazol-Acenocumarol (2,1%) Hidroclorotiazida-Carbonato de Calcio (2,1%) Desde el punto de vista de la significación clínica, globalmente se detectaron un total de 35,3% interacciones medicamentosas que pueden considerarse clínicamente importantes. Refiriéndonos a los principios activos más frecuentes, el porcentaje de interacciones clínicamente importantes fue del 39,2% para la hidroclorotiazida, el 28,6% para el acenocumarol y el 30,3% para la clortalidona. En conclusión, las interacciones medicamentosas en pacientes mayores de 65 años debieran ser prevenidas, con especial atención en la polifarmacia, fomentando la formación de los profesionales y la investigación en el uso de los medicamentos por parte de los mayores de 65 años en el ámbito de la atención primaria.
Palabras claves:
  • Interacciones medicamentosas
  • Monitorización farmacológica
  • Geriatría

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.