Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La rinitis alérgica aparece debido a una reacción antígeno-anticuerpo, que tiene como órgano de choque la mucosa que recubre las fosas nasales. Los alérgenos capaces de producir una rinitis alérgica son muy diversos: pólenes, ácaros, epitelio, mohos y hongos. La inflamación de la mucosa nasal es la base patogénica de este tipo de rinitis, cuya etiología es la sensibilización a aeroalérgenos mediada por Ig E. La rinitis vasomotora, es una forma no alérgica de enfermedad nasal persistente, cuyos principales desencadenantes incluyen cambios mínimos en la temperatura o en la humedad ambiental, humo del tabaco, olores fuertes y cambios posturales que afectan a la cabeza. Otros posibles agentes etiológicos son los factores psicológicos, tales como estrés emocional, estimulo sexual… A nivel sintomático las principales diferencias existentes entre la rinitis alérgica y la rinitis vasomotora son: La rinitis alérgica se caracteriza por la presencia de estornudos, prurito, abundante rinorrea y congestión moderada. La rinitis vasomotora cursa con rinorrea abundante, congestión que oscila de moderada a severa, estornudos ocasionales y rara vez prurito. En la rinitis vasomotora, la congestión nasal puede ser unilateral bilateral o en balanza, estando muy influenciada por la posición corporal. La rinitis alérgica, además de la sintomatología nasal, puede ir acompañada de cefalea, dolor facial, y epistaxis, también pueden aparecer problemas otorrinolaringológicos, así como prurito ocular y tos o expectoración. En general los pacientes que padecen rinitis vasomotora responden peor al tratamiento en comparación con los que sufren rinitis alérgica.
Palabras claves:
  • Rinitis alérgica
  • Rinitis vasomotora

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.