Digest

 

A menudo la cristalización del ácido úrico se deposita en las articulaciones causando una inflamación y los dolores asociados a la Gota. Los antiinflamatorios no esteroideos son los medicamentos de elección en crisis de Gota. En ciertas situaciones un tratamiento a largo plazo con hiperuricemiantes (p.e. alopurinol) puede estar justificado. Es necesario, en cualquier caso, incentivar las medidas preventivas, principalmente, dietéticas. El ácido úrico es el producto final del catabolismo de las purinas (productos terminales de la digestión de ciertas proteínas). A partir de cierta concentración puede ocasionarse una precipitación de éstos cristales a nivel de las articulaciones menos implicadas en el metabolismo como el dedo gordo del pie, dedo pulgar. Esta precipitación de ácido úrico se manifiesta con una crisis dolorosa de Gota. En ausencia de tratamiento los síntomas desaparecen entre los 3 y los 10 días. La hiperuricemia, sin embargo, no siempre se manifiasta como una crisis de Gota. Factores de riesgo La Hiperuricemia es la consecuencia de una sobre producción de ácido úrico o a una disminución de su eliminación renal. Los trastornos del metabolismo de las purinas son, generalmente, de origen congénito (sobretodo del déficit de eliminación renal, raramente por una anomalía enzimáica hereditaria. Hay otros factores que acompañan la hiperuricemia como pueden ser el sobrepeso, una diabetes mal controlada, una alimentación rica en purinas y en grasas, un consumo elevado de alcohol, falta de actividad física o el consumo de ciertos fármacos. Medidas preventivas higiénico-dietéticas. Las medidas preventivas son apropiadas en hiperuricemias asintomáticas o en pacientes con gota crónica o recidivante. Respetar estrictamente las recomendaciones dietéticas permite retardar la toma de medicamentos - Debe intentar mantenerse un IMC < 25 de sobrepeso. - Beber suficientemente y evitar la deshidratación. - Restringir el consumo de alcohol. - Restringir la ingesta de alimentos ricos en purinas (carnes rojas, vísceras, la piel del pollo, ciertos pescados, salsas,...). - Realizar una dieta rica en frutas y legumbres. - Evitar regímenes estrictos. - Mejor cocer que asar la carne. Tratamiento medicamentoso Los AINEs (exceptuando el ácido acetil salicílico que reduce la eliminación renal del ácido úrico) son los medicamentos de primera elección en las crisis de gota, siendo Ibuprofeno y Naproxeno los que presentan mejor relación beneficio-riesgo. Cuando los AINEs estén contraindicados, la colchicina o los corticoides pueden representar una alternativa. Cuando las crisis de gota son recurrentes, alopurinol, inhibidor de la xantina oxidasa, se utiliza como tratamiento de primera elección para inhibir la síntesis de ácido úrico. Es rara la utilización de probenecida para disminuir la excreción de ácido úrico. Este tratamiento es importante iniciarlo tres o cuatro demanas después de la fase aguda. Conclusiones: Desde la Farmacia los consejos higiénico-dietéticos son particularmente útilespara las personas con riesgo: Personas obesas Diabéticos Personas mayores Personas en tratamiento con medicamentos que puedan agravar o inducir una hiperuricemia: aspirina, Medicación cardiovascular (Diuréticos tiazídicos o del asa, Aliskiren, ácido nicotínico, etc.), citostaticos (lisis de las células tumorales), hormona paratiroidea y teriparatida, ciertos antiretrovirales, inmunosupresores (p.e. ciclosporina), etc. Otras referencias: Medizinische Monatsschrift für Pharmazeuten 2010; 33 (11): 429-432 Prescrire 2010; 30 (326; suppl. interactions): 355-356 Pharmazeutische Zeitung 2010; (42): id=35638
Palabras claves:
  • Alopurinol
  • Ibuprofeno
  • Naproxeno
  • Antiinflamatorios
  • Acido úrico
  • Hiperuricemia
  • gota

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.