Digest

 

La dronedarona es un agente antiarrítmico de la clase III, aunque con propiedades electrofisiológicas de las otras tres clases, que actúa fundamentalmente prolongando el potencial de acción. Está estructural y farmacológicamente relacionado con la amiodarona; ha sido autorizado para la prevención de recurrencias de fibrilación auricular o reducción de la frecuencia ventricular en pacientes adultos y clínicamente estables con historia de, o que padecen fibrilación auricular no permanente. Actúa especialmente sobre los diferentes canales de potasio (Kto, Kur, Kr y Ks), reduciendo el flujo de potasio a través de de la membrana y, con ello, la actividad eléctrica que lleva asociado. En consecuencia, aumenta los periodos efectivos refractarios (PER) de la aurícula y del nódulo aurículoventricular, prolongando ligeramente también el PER ventricular. La principal consecuencia es una reducción de la frecuencia cardiaca, previniendo la fibrilación auricular. Estudios realizados permiten afirmar que la dronedarona es más eficaz que el placebo y menos que la amiodarona, aunque esta última es algo más tóxica que la dronedarona. Además, ésta tiene una baja biodisponibilidad oral y una menor semivida de eliminación que la amiodarona, lo que obliga a una doble administración diaria de dronedarona, frente a una única con amiodarona. Por otro lado, se echa en falta la comparación con otros agentes y tratamientos antiarrítmicos. Actualmente, el tratamiento de elección en pacientes con fibrilación auricular sintomática pasa por el uso de betabloqueantes, generalmente en combinación con terapia anticoagulante. No obstante, en pacientes intolerantes o refractarios a los betabloqueantes, se precisa de la incorporación de agentes antiarrítmicos específicos y, entre estos, la amiodarona ha permitido durante más de cuatro décadas un adecuado control sintomático en estos pacientes, aun a pesar de una toxicidad metabólica, pulmonar, neurológica, cutánea, oftalmológica,etc., nada desdeñable. Precisamente por todo lo anterior, parece obvia la necesidad de seguir investigando para el desarrollo de nuevos fármacos antiarrítmicos más eficaces y seguros. La dronedarona es un intento de respuesta a esta demanda, aunque los resultados no son plenamente satisfactorios. De un lado, la eficacia es inferior a la de la amiodarona, pero en cambio, su toxicidad también es inferior. No parece que la dronedarona pueda considerarse como una primera opción en pacientes con fibrilación auricular no permanente, pero sí puede plantearse como una segunda opción cuando los pacientes no toleren la amiodarona, el sotalol u otros antiarrítmicos de la clase 1c (flecainida, propafenona) o presenten contraindicaciones para el uso de estos. Es interesante, en cualquier caso, destacar que aunque los efectos preventivos de la dronedarona sobre la mortalidad general no han sido demostrados, posiblemente la mortalidad asociada a otros antiarrítmicos sea mayor en pacientes con fibrilación auricular paroxística o persistente (no permanente) que tengan algún factor de riesgo, tal como hipertensión, diabetes, historial de accidente cerebrovascular o de tromboembolismo sistémico, edad superior a 70 años, etc. Por este motivo, puede considerarse que la dronedarona aporta pequeño pero apreciable aspecto innovador.
Palabras claves:
  • Dronedarona
  • Antiarritmicos
  • Multaq®
  • Amiodarona

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.