Digest

 

Algunos estudios experimentales han relacionado algunos componentes del tabaco fumado con los tumores mamarios en mujeres, aunque en algunos de ellos ha habido evidencia de una relación entre fumar y el cáncer de mama pero condicionados al consumo del alcohol. En los estudios más recientes se asocia un mayor riesgo a sufrir cáncer de mama al fumar independientemente del alcohol; de manera similar ocurre con los fumadores pasivas. Se han encontrado evidencias de una relación con el cáncer de mama y ser fumador pasivo en las mujeres más jóvenes y pre menopáusicas. Se realizó un estudio prospectivo de cohortes en 40 centros clínicos de EEUU. Participaron un total de 79990 mujeres entre 50 y 79 años en éste estudio denominado 'Women's Health Initiative Observational Study' entre 1993 y 1998. Los requisitos fueron auto reconocimiento de ser fumadoras pasivas o activas y con cáncer de mama invasivo patológicamente confirmado. Los resultados del estudio fueron contundentes. Siendo todas las mujeres post menopáusicas, se observó un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama en antiguas fumadoras (9% por encima de 0% -no exposición al tabaco-) y en fumadoras activas (16%). Los factores determinantes fueron la cantidad de cigarrillos, la duración y si empezaron en edades tempranas. En antiguas fumadoras los años desde que lo dejaron fueron inversamente proporcionales al riesgo de sufrir cáncer de mama; no era hasta los 20 años después de haber dejado de fumar cuando el riesgo a sufrir cáncer de mama no volvía al inicial. Finalmente, se observó que el riesgo las mujeres que habían estado expuestas más tiempo al humo sin haber sido fumadoras activas era mayor en un 32%. El estudio fue consistente con otros que demostraban una relación de causalidad entre el fumar (activa o pasivamente) y el cáncer de mama. Se obtuvieron resultados similares a otros estudios donde el mayor riesgo fue entre el 20-50% en cuanto a una alta cantidad de cigarrillos, larga duración y edades tempranas. Éste estudio ha observado un riesgo incrementado significativamente y se considera que no puede ser por sesgo ya que resulta tener los mismos problemas se sesgo que los estudios controlados, los resultados se mantuvieron sin los dos primeros años de estudio y se recogieron datos teniendo en cuenta tres etapas de exposición al tabaco (niñez, adulto residencial, adulto ocupado). Por todo esto el estudio concluye que existe un mayor riesgo entre fumar y el cáncer de mama en mujeres post menopáusicas y sugiere una asociación entre las fumadoras pasivas y el aumento del riesgo de sufrir cáncer de mama.
Palabras claves:
  • Fumar
  • Fumadores activos
  • Fumadores pasivos
  • Cáncer de mama
  • Edad
  • Mayor riesgo

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.