Digest

 

Una reducción inadecuada de la presión arterial (PA) es, probablemente, la principal razón por la cual los sujetos con hipertensión arterial resistente o refractaria (HTR) presentan una elevada prevalencia de afectación de órganos diana y un incremento de la morbimortalidad cardiovascular. En un estudio previo llevado a cabo en varias unidades especializadas se observó una prevalencia de hipertrofia ventricular izquierda (HVI) medida mediante ecocardiografía del 62,3% y una prevalencia de microalbuminuria (MAB) del 41,4%. En un estudio más amplio llevado a cabo por Salles et al en 705 pacientes con HTR, las prevalencias fueron del 75,7 y 32,3%, respectivamente. Por otro lado, la hipertensión arterial (HTA) se asocia frecuentemente a alteraciones metabólicas, aunque la información publicada proviene de series concretas de algunas unidades especializadas, pero no de estudios multicéntricos. Una reciente y amplia revisión del tema llevada a cabo por Calhoun et al no aporta datos sobre estos dos aspectos aquí considerados. El objetivo de este estudio era conocer la prevalencia de alteraciones metabólicas y de lesión de órganos diana en sujetos afectos de HTR, incluidos de forma consecutiva en el Registro Español de HTR. de la Sociedad Española de Hipertensión/Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión arterial (SEH-LELHA). Se realizó un estudio epidemiológico, transversal, multicéntrico, en condiciones de práctica clínica habitual. La HTR fue definida como la persistencia de cifras de presión arterial (PA) sistólica ? 140mmHg o PA diastólica ? 90mmHg en pacientes tratados con al menos 3 fármacos, a dosis plenas, uno de ellos diurético. Se recogieron los datos demográficos y antropométricos, la presencia de otros factores de riesgo y condiciones clínicas asociadas. A todos los sujetos se les practicó una monitorización ambulatoria de la presión arterial durante 24 horas (MAPA). La afectación de órganos diana se determinó mediante la realización de ecocardiograma, electrocardiograma basal y excreción urinaria de albúmina. Se incluyeron 513 sujetos con una edad media de 64 años de los cuales un 47% eran mujeres. En cuanto a las patologías un 65,7% ( [IC 95%] 61,6-69,9) tenían obesidad central, un 38,6% (IC 95% 34,4-42,8) presentaban diabetes mellitus y un 63,8% (IC 95% 59,4-67,9) síndrome metabólico lo cual refleja unas cifras elevadas en cuanto a alteraciones metabólicas. En cuanto a la afectaciómn de organos diana, la prevalencia de hipertrofia ventricular izquierda medida por ecocardiografía fue del 57,1% (IC 95% 50,8-63,5) y la de dilatación de aurícula izquierda del 10,0% (IC 95% 6,3-13,7). Se observó microalbuminuria en un 46,6% de los sujetos (IC 95% 41,4-51,8). En el caso de los pacientes con síndrome metabólico, éstos fueron significativamente mayores (media de 65,4 frente a 62,5 años; p=0,0052), presentaron una mayor prevalencia de diabetes (52,0 frente a 16,6%, p<0,0001) y fueron tratados con cuatro o más antihipertensivo con mayor frecuencia s (65,1 frente a 50,0%; p=0,011). Está claro que la prevalencia de alteraciones metabólicas y de afectación de órganos diana es muy elevada en los sujetos con HTR. Por otra parte, clásicamente se ha definido la hipertensión arterial refractaria o resistente (HTR) como aquella situación clínica en la que el paciente sigue presentando cifras elevadas de presión arterial (PA) en la consulta, a pesar de un correcto cumplimiento de un plan terapéutico que incluya necesariamente cambios adecuados en el estilo de vida y un tratamiento con dosis adecuadas de tres fármacos antihipertensivos con distintos mecanismos de acción, uno de los cuales debe ser un diurético. Recientemente, la ACC/AHA ha incluido otro elemento que define también refractariedad, además de lo ya descrito, en aquellos pacientes que aun presentando cifras de PA controladas, precisan de más de tres fármacos para su control. Esta definición operativa tiene como finalidad identificar desde un punto de vista práctico aquellos pacientes que pudieran beneficiarse de medidas diagnósticas y terapéuticas que no suelen aplicarse habitualmente a los pacientes hipertensos. Una aproximación diagnóstica adecuada puede conducir en estos casos a un diagnóstico y tratamiento mucho más apropiados, ya que nos permite identificar causas de HTR secundaria que son potencialmente reversibles con un tratamiento adecuado. Aunque existen limitaciones como el hecho de basar la definición en cifras de PA medidas en la consulta o que el número de fármacos necesarios para considerar una HTR es arbitrario, pues podría también haberse considerado la inclusión de 4 o 5 fármacos con distinto mecanismo de acción a dosis más bajas.
Palabras claves:
  • HTA resistente
  • Lesión de órganos diana
  • Microalbuminuria
  • Obesidad central
  • Síndrome metabólico
  • HTR
  • HTA

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.