Digest

 

El riesgo cardiovascular asociado al uso de coxibs y AINES parece ser más importante en pacientes que toman dosis elevadas durante un largo periodo de tiempo y sufren patologías cardiovasculares. Si la toma de AINES no es evitable, es necesario ajustar la menor dosis posible y limitar el tiempo de administración al mínimo. Aunque los datos son limitados, el naproxeno parece presentar el perfil de seguridad cardiovascular más aventajoso. Mecanismo-hipótesis: Dentro de lo ideal, existe en al aparato circulatorio un equilibrio entre el afecto ""protrombótico de los trmboxanos A2 (sintetizada a través de la COX-1) y el efecto antitrombótico de la protaciclina (sintetizada a través de la COX-2). El ácido acetilsalicílico bloquea de manera irreversible las COX-1 dentro de las plaquetas y actúa hasta su reemplazo (""rotación"" de alrededor de una semana) El ácido acetilsalicílico desplaza pues el equilibrio en la dirección antitrombótica, mientras que el efectos de los AINES clásicos y los coxibs sobre la COX-1 de las plaquetas es reversible. La inhibición selectiva de la COX-2 puede favorecer un efecto protrombótico. Los AINES puden aumentar la presión arterial por retención de líquidos y por antagonismo de las prostaglandinas vasodilatadoras. No está claro que el efecto sobre la presión arterial tenga un impacto sobre el riesgo trombótico observado en los AINES. Los datos actuales: En 2004, le rofecoxib (Vioxx°) fue retirado del mercado en todo el mundo después de haber obtenido la prueba de que aumentaba el riesgo de infarto y de accidentes vasculares cerebrales. Según los datos disponibles, AINES, coxibs y diclofenaco parecen tener mayor riesgo cardiovascular y naproxeno presenta el perfil de menor riesgo. Las dosis elevadas de ibuprofeno (2400 mg/dia) parecen aumentar el riesgo de eventos trombóticos, al contrario que a dosis más bajas (<1200mg/dia). Existen pocos datos pertinentes en lo que concierne a otros AINES. Recomendaciones: EL riesgo parece particularmente elevados en pacientes que toman dosis elevadas durante un largo periodo de tiempo y cuando, además, sufren patologías cardiovasculares. Si el tratamiento con AINES es inevitable, hay que utilizar la mínima dosis y determinar estrictamente el periodo de tratamiento. Naproxeno, aunque débilmente demostrado, parece presentar el perfil de seguridad a nivel cardiovascular mas ventajoso. Los coxibs deberían evitarse y, particularmente, a dosis altas. Los pacientes en tratamiento antihipertensivo deben controlarse la presión arterial regularmente mientras dure el tratamiento con AINES. Los pacientes con insuficiencia cardíaca deberán evitar la toma de AINES. Comentario de los expertos: EL riesgo gastrico de los AINES no debe subestimarse. En presencia de riesgo cardiovascular elevado, es necesario anteponer el uso de ibuprofeno (<1200mg/d) o naproxeno (1000mg/ d) a dosis bajas al resto de los AINES (incluso celecoxib). A nivel gastrointestinal naproxeno presenta un riesgo más elevado que dosis pequeñas de ibuprofeno. Este riesgo, no obstante, puede reducirse con la asociación de un inhibidor de la bomba de protones (IBP). Otras referencias: Drug and Therapeutics Bulletin 2010; 48 (3): 26-29 La revue Prescrire 2010; 30 (326 Suppl.Interactions): 141-143, 402-403 pharma-kritik 2009; 31 (16): 62-63
Palabras claves:
  • Celecoxib
  • Ibuprofeno
  • Diclofenaco
  • Naproxeno
  • AAS
  • Rofecoxib
  • AINES
  • Riesgo cardiovascular
  • IBP

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.