Digest

 

Los problemas relacionados con los medicamentos son frecuentes en la población de edad avanzada. En el caso de los relajantes músculo-esqueléticos cuyos efectos colaterales incluyen sedación, ataxia, ralentización de las funciones psicomotoras, sequedad de boca, cefalea, molestias gástricas, etc., su uso en personas de edad avanzada se asocia con un aumento del número de lesiones y, por ello, no se recomienda su administración en personas de edad avanzada, aunque ésa recomendación no sea basad a en la evidencia, sino en la opinión de los expértos. Con el fin de valorar científicamente la incidencia de lesiones físicas en personas mayores de 65 años en tratamiento con relajantes músculo-esqueléticos, se realizó este estudio en el que de describió una población de ancianos que usaban relajantes músculo-esqueléticos con el fin de comparar la incidencia de lesiones físicas entre los mismos pacientes antes y después de la administración del medicamento. Se realizó un análisis de cohorte de diseño pre-post, retrospectivo en una población de pacientes ancianos que compraron una prescripción de un relajante músculo-esquelético y en las que cada paciente sirvió como su propio control. El resultado principal fue comparar la proporción de pacientes que sufrieron una lesión dentro de un periodo de 60 días antes del comienzo del relajante músculo-esquelético con la proporción que sufrió una lesión dentro de los 60 días inmediatamente posteriores a la fecha de adquisición del fármaco. De los 11,875 pacientes incluidos en el estudio, 108 (0.9%) sufrieron una lesión durante el período de punto de referencia mientras que 144 pacientes (1.2%) sufrieron una lesión en el período de seguimiento de 60 días (la proporción de probabilidad no ajustada (OR) =1.35, 95% intervalo de confidencia (CI) 1.05 y 1.75, OR ajustada=1.35, 95% CI = 1.01 y 1.81). Un total de 333 pacientes tendrian que ser tratados con un relajante músculo-esquelético para que hubiera una lesión adicional. Los indicadores independientes de una lesión incluyeron un historial de una lesión dentro de los 6 meses anteriores (OR = 3.01, 95% CI = 1.54 y 5.88) y edad avanzada (OR = 1.06, 95% CI = 1.04 y 1.09). El aumento absoluto en el riesgo de lesiones en esta población con el uso de un relajante músculo-esquelético fue pequeño pero estadísticamente significativo. Continúa siendo aconsejable tener precaución con el uso de estos medicamentos en ancianos, pero su uso en pacientes seleccionados de 65 años y mayores podría ser considerado si los beneficios esperados tienen mayor peso que el pequeño aumento en el riesgo de lesiones. Se necesitan más estudios para cuantificar el balance beneficio-riesgo de estos medicamentos en esta población. Otras referencias: Ann Pharmacother 2000; 34: 360-65 Farmacia Profesional 2008; 22(8):38
Palabras claves:
  • Ancianos
  • Edad avanzada
  • Relajante muscular

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.