Digest

 

La endocarditis infecciosa (EI) es una infección endovascular poco frecuente que se asocia a un mal pronóstico, con elevadas morbilidad y mortalidad (aprox.: 10-30%). A pesar de los avances en las técnicas de diagnóstico y el tratamiento de la endocarditis infecciosa (EI), su incidencia y gravedad no se han modificado en las últimas décadas. Han aumentado los casos causados por estafilococos asociados a procedimientos invasivos relacionados con la asistencia sanitaria en pacientes de edad avanzada y se han reducido los causados por estreptococos orales. En los últimos años se ha producido un cambio sustancial en las recomendaciones de la profilaxis antibiótica para la prevención de la EI, aparecidas en diversas guías nacionales e internacionales. El principal motivo es la ausencia de evidencias sobre su eficacia y la posibilidad de reacciones adversas y desarrollo de resistencias asociados al uso de los antibióticos que, en muchos casos, podrían superar los posibles riesgos derivados de la EI. Por ello se han reducido de forma drástica las indicaciones de la profilaxis antibiótica, tanto en lo relativo a los pacientes, como a los procedimientos considerados de riesgo. No obstante, en los pacientes de riesgo sometidos a determinados procedimientos, cuando exista o se sospeche la presencia de una infección activa, se recomienda administrar antibióticos con actividad frente a los microorganismos eventualmente causantes de la EI, teniendo en cuenta los patrones locales de resistencia. Últimamente se viene produciendo un aumento en el número de casos de EI asociados a los procedimientos invasivos relacionados con la asistencia sanitaria (implantación y manejo de catéteres, administración intravenosa de medicamentos, etc.) o con actividades rutinarias de la vida diaria (lavado de dientes, utilización de seda dental, etc.); así como con ciertas tendencias sociales (tatuajes y perforaciones corporales). Teniendo en cuenta esta situación, las recomendaciones actuales enfatizan la importancia de las medidas higiénicas en la realización de cualquiera de estas prácticas en pacientes de riesgo para la prevención de la EI. En el ámbito de la estrategia para la prevención de la EI, resulta de importancia la supervisión y seguimiento de los pacientes de riesgo por parte de los profesionales sanitarios, así como la realización de actividades de información y educación adecuada de los mismos, en lo referente a las cuestiones relativas a la prevención de la EI.
Palabras claves:
  • Endocarditis infecciosa
  • Profilaxis antibiótica

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.