Digest

 

La revisión de datos procedentes de ensayos clínicos ha mostrado que atomoxetina puede producir cambios clínicos significativos importantes en la presión arterial y en la frecuencia cardíaca. Un análisis reciente de los datos combinados de ensayos clínicos controlados y no controlados con atomoxetina, indicado en el tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en niños a partir de los 6 años y adolescentes, indicó que puede inducir un modesto incremento de la presión arterial (incremento medio inferior a 5 mm Hg) y de la frecuencia cardíaca (incremento medio inferior a 10 lpm), tal y como se recoge en la ficha técnica de Strattera®. Sin embargo, en esta revisión se observó que una proporción de pacientes tratados con atomoxetina (aproximadamente 6-12% de niños y adultos) experimentaron cambios clínicamente relevantes en la frecuencia cardiaca (20 lpm o más) o en la presión arterial (15-20 mm Hg o más) ya, además, en un número reducido (15-32%) de estos pacientes estos cambios se mantuvieron en el tiempo o progresaron. Un amplio estudio publicado en NEJM concluye que no parece ser significativo el aumento del riesgo de eventos cardiovasculares graves relacionados con medicamentos para el tratamiento del TDAH, pero dado que tampoco parece posible identificar los factores de riesgo o grupos específicos de pacientes a los que pueda afectar de forma específica este riesgo, se considera necesaria una evaluación clínica y cardiovascular antes y durante el tratamiento con atomoxetina y, en caso que antes de iniciarse o durante el tratamiento se identificasen antecedentes o la aparición de enfermedad cardiovascular, se debe solicitar la valoración de un cardiólogo. RECOMENDACIONES DE LA AEMPS: - El uso de atomoxetina está contraindicado en pacientes con trastornos cardiovasculares o cerebrovasculares graves en los que se puede esperar un deterioro con un incremento en la presión arterial o en la frecuencia cardiaca clínicamente importante. - En aquellos pacientes en los que se esté considerando el tratamiento, se recomienda realizar un minucioso examen físico e historia clínica para evaluar la presencia de enfermedad cardíaca. - Atomoxetina debe utilizarse con precaución en pacientes que pudiesen empeorar por un aumento de la presión arterial o de la frecuencia cardiaca, tales como pacientes con hipertensión, taquicardia, o enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares. - La frecuencia cardíaca y la presión arterial se deben medir y registrar en todos los pacientes antes de que comiencen el tratamiento con atomoxetina, así como después de cada ajuste de dosis y al menos cada 6 meses durante el tratamiento. Si el paciente desarrolla síntomas que sugieran un trastorno cardiaco durante el tratamiento, debe ser remitido a un cardiólogo para una evaluación inmediata. Otras referencias: AEMPS.http://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/medicamentosUsoHumano/seguridad/2011/NI-MUH_25-2011.htm N Engl J Med 2011; 365:1896-1904 Bol Ter Andal 2010; 26 (4):14
Palabras claves:
  • TDAH
  • Atomoxetina
  • Déficit de atención
  • HTA
  • Evento cardiovascular

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.