Digest

 

El litio es un tratamiento ampliamente utilizado y eficaz para el trastorno bipolar. Últimamente ha habido una cierta preocupación sobre su seguridad, pero no se habían analizado sus efectos adversos con la adecuada de la evidencia. El objetivo de esta investigación fue realizar un informe clínico sobre el perfil de toxicidad sistemática del litio. Se realizó una revisión sistemática y un meta-análisis de ensayos controlados randomizados y de estudios observacionales. Se realizaron búsquedas en bases de datos, revistas especializadas, listas de referencias, libros de texto y resúmenes de congresos. Se utilizó una jerarquía de la evidencia que examinó los ensayos controlados aleatorios, estudios de cohortes, estudios de casos y controles, y casos clínicos que incluyeron a pacientes con trastornos del estado de ánimo tratados con litio. Se llevó a acabo una revisión de los abstracts de 5988 trabajos susceptibles de ser incluidos en la investigación y se incluyeron 385 estudios en el análisis. Los resultados se midieron a nivel de la función renal, de la tiroides y la función paratiroidea, del cambio de peso, de trastornos de la piel y del cabello, y de teratogénia. Sobre la base jerarquica de la evidencia de los 22 ensayos controlados aleatorios, 197 estudios de cohortes y estudios de casos y controles, y 166 informes de casos incluidos en la revisión y meta-análisis, los investigadores encontraron que la filtración glomerular, en general, se redujo en un -6,22 ml /min. y la capacidad de concentración urinaria se redujo también en un 15% del máximo normal en los pacientes tratados con litio, en comparación con los controles. Los datos clínicamente más relevantes en cuanto a insuficiencia renal son escasos, según informaron los investigadores, y el único estudio de cohorte importante mostró que sólo el 0,5% de los pacientes que reciben litio fueron tratados con terapia de reemplazo renal. En cuanto a hipotiroidismo clínico, aquellos que tomaron litio fueron significativamente más propensos a desarrollar la enfermedad (odds ratio, 5,78) que los pacientes tratados con placebo y, según un meta-análisis de los estudios caso-control, la prescripción de hormona estimulante de la tiroides (TSH) también fue significativamente mayor en los pacientes que tomaban litio (diferencia de medias ponderada, 4,00 UI / mL).También, en base a los hallazgos de 60 estudios, los niveles de calcio en sangre y de la hormona paratiroidea se incrementaron en un 10% con respecto a los valores normales de los que tomaban litio. El aumento de peso clínicamente significativo fue también más frecuente entre aquellos que tomaron litio que en los controles (OR, 1,89). En cuanto a los efectos sobre la piel y el cabello, no se detectaron diferencias significativas entre los pacientes tratados con litio y los controles a nivel capilar, pero si existió una diferencia significativa en cuanto a los trastornos de la piel entre los pacientes con litio y los controles según un metaanálisis de 77 publicaciones. Destaca que seis estudios caso-control que median la relación entre la anomalía de Ebstein y la exposición a litio no encontró ninguna relación entre los dos. Aunque estas estimaciones son inestables debido al bajo número de eventos, un estudio caso-control de cerca de 10.700 bebés con anomalías congénitas importantes y más de 21.500 controles sanos mostró una asociación significativa entre el litio y anormalidades congénitas. Basándose en sus hallazgos, los investigadores desarrollaron las siguientes recomendaciones para el control del litio en la práctica clínica: Antes del inicio de la terapia de litio el riesgo de eventos adversos debe ser facilitado al paciente. Se debe incluir el nivel de calcio sérico en los análisis de sangre de referencia y debe informarse a las mujeres en edad fértil de la incertidumbre que existe sobre el riesgo de malformaciones congénitas. Además, durante la terapia de litio deben controlarse los niveles renales, paratiroideos y la función tiroidea (por lo menos la tasa de filtración glomerular, la TSH, y calcio) debiendo repetirse al menos cada 12 meses (con mayor frecuencia si se encuentra un resultado anormal o si el paciente tiene una familia con historial de enfermedades endocrinas). Las pruebas de sangre se deben repetirse de forma inmediata en el caso de un cambio en el estado de ánimo y la aparición de efectos adversos deben ser registrados sistemáticamente. Las mujeres que desean concebir o que han quedado embarazadas durante el tratamiento deben ser informadas de que el aumento del riesgo de malformaciones congénitas es incierto, y el balance de riesgos entre el daño al bebé y la inestabilidad derivada de la maternidad en su estado de ánimo debe ser discutido antes de tomar la decisión de discontinuar el litio.
Palabras claves:
  • Litio
  • Trastorno bipolar
  • Efectos adversos
  • Embarazo
  • Insuficiencia renal
  • Efectos adversos

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.