Digest

 

El concepto de aerofagia indica la acumulación de aire en el aparato digestivo, como consecuencia de la deglución de aire por diferentes motivos. El meteorismo o flatulencia pueden ser considerados como sinónimos y especifican una condición frecuentemente no patológica por la cual se expelen gases por la boca (eructos) y/o por el ano (ventosidad), como consecuencia de una acumulación excesiva de gases. Los borborigmos son la expresión acústica del movimiento de las bolsas de gas a través del aparato digestivo, consistiendo en una serie de ruidos similares a los producidos por las burbujas de vapor en el agua en ebullición. La distensión abdominal implica que el abdomen se siente lleno, y la piel de la zona tensa distendida. Todo ello, puede conducir a dolores abdominales (cólicos), generalmente como consecuencia de la producción de espasmos en la musculatura lisa intestinal. No obstante, el dolor cólico puede irradiar a otras áreas corporales y no es extraño observar a personas con dolor lumbar o en la zona genital, cefaleas, sensación de ahogo o angustia. Es importante distinguir entre la sensación de hinchazón o plenitud, de la distensión abdominal. La primera es, como se indica, una sensación subjetiva de que el abdomen ha aumentado de tamaño (se ha hinchado), aunque en realidad no exista tal aumento de volumen. La distensión abdominal sí implica un aumento real del tamaño del abdomen. El eructo consiste en el acto de expeler bruscamente a través de la boca el gas acumulado en el tracto digestivo superior (esófago y estómago). Su objetivo es el de reducir la presión sobre las paredes gástrica y abdominal, con la consiguiente mejora del dolor experimentado por la distensión. Este mecanismo es fundamentalmente involuntario, aunque algunas personas pueden llegar a provocar su aparición de forma más o menos voluntaria e incluso llegan a adquirir el hábito como una forma de alivio psicológico más que orgánico, sin que la cantidad de gases presente en su estómago justifique su expulsión. En cualquier caso, debe tenerse en cuenta que todo el mundo traga pequeñas cantidades de aire al comer y al beber, o incluso al hablar, aunque en condiciones normales el intestino de las personas sanas no suele contener más de 200 ml de gas, incluso después de una comida. Sea como fuere, la mayor parte de este gas se mezcla con el contenido del estómago y entra en el intestino delgado o es expulsada con un eructo. La aerofagia se detecta en algunos casos de bebés que padecen el denominado cólico del lactante, un trastorno que aparece durante el primer trimestre de vida y que, a veces, conlleva una marcada distensión abdominal en el niño. Es típica la presencia de llanto incesante, habitualmente tras las tomas y sobre todo por las tardes y las noches, acompañado de encogimiento de piernas y enrojecimiento de la cara y el cuerpo.
Palabras claves:
  • Aerofagia
  • Meteorismo
  • Borborigmo
  • Eructo

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.