Digest

 

En general, la acumulación digestiva de gases, el meteorismo funcional, la distensión y la flatulencia suelen presentar un curso intermitente y raramente los medicamentos u otros productos llegan a aliviar por completo y, en cualquier caso, la posible eficacia no aumenta con el incremento de la dosis empleada. Por ello, debe insistirse en la importancia de no consumir medicamentos de forma innecesaria ni dosis por encima de las recomendadas. Más importante que el tratamiento farmacológico de estos casos es trasladar a estos pacientes la necesidad de adquirir una serie de hábitos saludables, que pueden sistematizarse en los siguientes: -La relajación es un factor muy determinante. Hay que intentar relajarse, aunque solo sea unos minutos, después de las comidas. -Comer despacio, masticando y ensalivando adecuadamente los alimentos. Comer de pie está totalmente desaconsejado. -Evitar el estreñimiento crónico, ya que puede facilitar la acumulación de gases intestinales. -Evitar el consumo de todas aquellas bebidas que contienen gas y aconsejar en estas per-sonas que solo utilicen agua en las comidas. -Repartir las comidas durante el día (cinco es lo más recomendable). Los periodos prolongados en ayunas facilitan la formación de gases. -Algunos derivados lácteos, como el yogur, son mejor tolerados que la propia leche por parte de algunas personas. -Moderar el consumo de alimentos frecuentemente asociados a la producción de gases: legumbres (alubias, garbanzos, lentejas...), coles de Bruselas, patatas, rábanos, cebollas, acelgas, repollo, guisantes, habas, tomate, apio, zanahoria, coliflor y arroz. -Sustituir el azúcar por sacarina u otro edulcorante no glucídico. Limitar al máximo los dulces y la bollería industrial. -Usar preferentemente frutas frescas maduras y peladas, evitando pasas, albaricoque, plátanos y ciruelas. -Beber poca cantidad de líquido durante las comidas, siempre sin gas y sin utilizar ningún dispositivo para su ingestión (porrón, bota, botijo o pajitas para chupar). -Evitar el consumo de caramelos y de chicle, por la producción excesiva de saliva y la deglución de grandes cantidades de aire. -Evitar fumar (el humo del tabaco es un irritante gástrico por lo que provoca aerofagia, además de que una parte de los gases aspirados acaban derivándose al estómago).
Palabras claves:
  • Meteorismo
  • Aerofagia
  • Valoración por el farmacéutico

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.