Digest

 

La Artritis Reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por inflamación articular, artralgias y destrucción sinovial. Es una enfermedad que afecta a todas las razas y grupos étnicos con una incidencia mayor en mujeres. Las manifestaciones principales son el dolor y la tumefacción articular, de inicio insidioso. Las articulaciones más afectadas son las muñecas, metacarpofalángicas, interfalángicas proximales y las metatarsofalángica. Es una enfermedad que tiene afectaciones extraarticulares, dentro de las cuales la más frecuente es el síndrome de Sjögren. Se diagnostica clínicamente. Existen unos criterios clínicos-biológicos que permiten hacer un diagnóstico definitivo de la enfermedad (Criterios de clasificación EULAR/ACR de 2010).

El objetivo del tratamiento de la AR debe ser inducir la remisión completa de la enfermedad. Aunque hay multitud de tratamientos para la AR, todavía no se ha encontrado un tratamiento que cure la enfermedad.

-Tratamiento farmacológico de la AR de inicio:

El tratamiento inicial recomendado es el Metrotexate (MTX), por su excelente perfil de eficacia y seguridad. En la AR de inicio en la que se prevé un curso especialmente incapacitante por las características de la enfermedad, del paciente o de la actividad laboral de éste, puede estar indicada la terapia combinada de inicio con MTX y un agente anti-TNF, con el objetivo de inducir una rápida remisión e intentar retirar el agente anti-TNF y mantener la remisión de la AR con el MTX en monoterapia. Se recomienda valorar el fracaso terapéutico o la toxicidad, en un plazo máximo de tres meses y, en consecuencia, considerar el cambio de tratamiento. En la AR de reciente comienzo se recomienda la utilización de glucocorticoides (GC) por vía oral a dosis bajas como terapia modificadora de enfermedad, siempre en combinación con un FME. Se deben usar dosis bajas en espera de que los FME surtan efecto. Se recomienda la utilización conjunta de vitamina D y calcio como mínimo en prevención de la pérdida de masa ósea por el uso de GC. Los AINEs se utilizarán como modificadores de síntomas en la AR. Cualquier AINE debe utilizarse a dosis plenas durante al menos una semana para controlar los síntomas, y una vez estabilizada la clínica, se deben usar la dosis mínima eficaz.

-Tratamiento intraarticular:

Esta terapia está indicada en aquellas articulaciones que permanezcan activas tras un tratamiento sistémico de la AR. El tratamiento local recomendado es la infiltración intraarticular con esteroides de liberación lenta.

-Rehabilitación:

La rehabilitación comprende la evaluación, prevención y tratamiento de la discapacidad, con el objetivo de facilitar, mantener o devolver el mayor grado de capacidad funcional e independencia posible.

-Tratamiento quirúrgico:

El uso de prótesis articular es el medio quirúrgico más eficaz para detener la progresiva pérdida de capacidad funcional.

Palabras claves:
  • AINEs
  • Artritis Reumatoide
  • Metrotexate
  • Rehabilitación

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.