Digest

 

La hipertensión pulmonar persistente es una enfermedad rara, pero grave, asociada a la insuficiencia cardíaca. La enfermedad aumenta la presión arterial en los pulmones y causa falta de aliento, mareo, desmayo y dificultad respiratoria. Con objeto de evaluar si la administración de ISRS durante el embarazo aumenta el riesgo de hipertensión pulmonar persistente en el recién nacido, y si este efecto puede ser diferente entre diferentes ISRS se llevó a cabo un estudio poblacional de cohorte basado en la utilización de datos de los registros nacionales de salud. Se examinaron un total de 1,6 millones de nacimientos entre 1996 y 2009 en Suecia, Finlandia, Dinamarca, Noruega e Islandia. Los niños fueron examinados a las 33 semanas. En el estudio fueron incluidos un total de 1,618,255 nacimientos simples. Al principio del embarazo 17.000 de las madres fueron tratadas con antidepresivos y unas 11.000 al final del embarazo. En la investigación se detectó que las madres tratadas con antidepresivos eran , principalmente mujeres mayores y fumadoras. Además, 54,184 madres que no tomaban medicación alguna fueron identificadas con en diagnóstico psiquiátrico previo. En la investigación se tomaron en cuenta factores como el año de nacimiento, peso al nacer, edad gestacional al nacer, hipertensión pulmonar persistente, tabaquismo materno, índice de masa corporal (al principio del embarazo), y las enfermedades maternas como artritis, Lupus, preeclamsia, tumores malignos y enfermedades intestinales. También se valoraron los fármacos utilizados, como fluvoxamina, fluoxetina, paroxetina, sertralina, el citalopram, el escitalopram y la fluvoxamina. La fluvoxamina, aunque se usa rara vez, fue el único ISRS que no presentó ningún caso de hipertensión pulmonar persistente. Los resultados mostraron que 33 niños (0,2%) de un total de 11.014 madres que usaron antidepresivos al final del embarazo nacieron con hipertensión pulmonar persistente y 32 bebés (menos del 0,2%), de las 17,053 madres que usaron antidepresivos al principio del embarazo fueron diagnosticados de la enfermedad. En cuanto a las madres con diagnóstico previo de enfermedad mental, 114 bebés tenían hipertensión pulmonar persistente. El bajo peso al nacer en realación a la edad gestacional o el parto por cesárea no influyó en las posibilidades de desarrollar la enfermedad. Aunque el riesgo de desarrollar la enfermedad es bajo (aproximadamente el 3 por 1000 comparado con el 1,2 de la incidencia general), es más del doble y los investigadores aconsejan precaución al tratar a las mujeres embarazadas con antidepresivos.
Palabras claves:
  • Antidepresivos
  • Embarazo
  • Hipertensión pulmonar
  • Niños

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.