Digest

 

La hidroxicarbamida es un agente citotóxico autorizado, como medicamento huérfano, para la prevención de las crisis de oclusión de vasos dolorosas y recurrentes, como el síndrome torácico agudo en adultos, adolescentes y niños mayores de dos años, que padecen anemia drepanocítica sintomática. Su mecanismo terapéutico en la drepanocitosis es muy complejo y posiblemente implica varios complementarios. Aunque la documentación clínica disponible es dispersa, debido a la extremada baja prevalencia de la drepanocitosis, parece suficiente como para avalar una favorable relación beneficio-riesgo. Los datos son contundentes: reducción de hasta el 80% de la incidencia de episodios dolorosos asociados a crisis vaso-oclusivas, reducción del 50% en el número de hospitalizaciones y aun mayor en la duración media de éstas, y, en menor medida en la incidencia de accidentes cerebro-vasculares. Estudios observacionales a largo plazo han mostrado que la hidroxicarbamida es capaz de reducir la mortalidad en un 40% en estos pacientes. Parece, no obstante, que la neutropenia farmacológica inducida por la hidroxicarbamida podría tener un papel también importante a largo plazo. Esta neutropenia, como el conjunto de la mielotoxicidad asociada a la hidroxicarbamida (trombocitopenia, reticulocitopenia, anemia, macrocitosis, etc.), supone el recerso toxicológico del fármaco, aunque debe tenerse en cuenta que es reversible y responde a una reducción de la dosis. De hecho, estos aspectos constituyen el factor limitante de la dosis de hidroxicarbamida en estos pacientes. Es importante no olvidar que la hidroxicarbamida es un agente genotóxico y posiblemente canceríegno a largo plazo. En este sentido, se ha relacionado la aparición de leucemias secundarias en pacientes con trastornos mieloproliferativos tratados con hidroxicarbamida. En definitiva, la incorporación de la hidroxicarbamida al tratamiento preventivo de las crisis dolorosas vaso-oclusivas asociadas a la drepanocitosis constituye una innovación interesante, dado que existen pocas alternativas farmacológica para ello, reduce drásticamente la incidencia de estos episodios, los requerimientos de transfusiones sanguíneas, las tasas de hospitalización por cualquier causa e incluso la mortalidad en estos pacientes. Con todo, las transfusiones sanguíneas siguen siendo un complemento importante, sobre todo cuando hay un deterioro clínico manifiesto en el paciente o cuando éste tiene un historial de patologías pulmonares o cardiacas que desaconsejan la utilización de hidroxicarbamida durante largos periodos.
Palabras claves:
  • Hidroxicarbamida
  • Siklos®

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.