Digest

 

Es muy importante conocer si los episodios de pirosis y/o regurgitación son aislados o aparecen con cierta frecuencia, si es así, debe remitirse el paciente a la consulta médica, ya que la ERGE es una enfermedad que requiere un diagnóstico médico preciso. Los casos aislados de pirosis y/o regurgitación gástrica pueden ser tratados satisfactoriamente con antiácidos y con antisecretores gástricos del tipo de los anti-H1 (cimetidina, ranitidina, famotidina), etc. Los inhibidores de la bomba de hidrogeniones (omeprazol, etc) son más potentes que los anteriores, pero suelen requerir un tiempo mayor para desarrollar su efecto antisecretor gástrico. El farmacéutico debe recordar al paciente que existe un amplio conjunto de medidas que ayudan a prevenir la recurrencia de los episodios de pirosis y de regurgitación del contenido gástrico. Los más recomendables tienen que ver con la forma y momento de acostarse, y con la dieta. 1. Acostarse: elevar la cabecera de la cama 15-20 cm. No acostarse hasta dos horas después de la cena. Es preferible acostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo que sobre el derecho, ya que éste último favorece el reflujo. 2. Deben evitarse las comidas copiosas ya que favorecen tanto la distensión gástrica como las relajaciones transitorias del esfínter esofágico inferior, y con ello el reflujo postprandial. Las comidas ricas en proteínas y en hidratos de carbono tienden a aumentar el tono, mientras que los cítricos, el chocolate, las bebidas con gas, el tomate, las especias, el café, los alimentos muy fríos o muy calientes y, en general, las comidas grasas tienden a relajarlo. Es recomendable la ingestión de fibra dietética, especialmente si el paciente tiene tendencia al estreñimiento. 3. Los trastornos de ansiedad y depresión son más prevalentes en estos pacientes, comparados con la población general. Los ejercicios de relajación mejoran la sintomatología clínica de la ERGE en estos pacientes. 4. El tabaco disminuye la secreción salival, y además es susceptible de lesionar directamente la mucosa esofágica. También se recomienda abstenerse del alcohol debido a que produce un estímulo de la secreción ácida. 5. Deben corregirse aquellos factores que aumentan la presión intraabdominal, como puede ser el sobrepeso, y evitar las ropas ajustadas y el uso de cinturones muy ceñidos. 6. Evitar levantar o recoger objetos pesados y la flexión prolongada del tronco.
Palabras claves:
  • ERGE
  • Prevención
  • Anti-H1

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.