Digest

 

Las dermatitis de contacto las podemos clasificar en: Dermatitis de contacto sistémica: es una enfermedad generalizada inflamatoria que aparece en individuos sensibilizados por contacto a un alérgeno, cuando este alérgeno se expone por vía intravenosa, oral o inhalada. Puede ser provocada por metales, medicamentos como corticoides, antihistamínicos, miconazol, neomicina, gentamicina, alopurinol… Dermatitis de contacto aerotransportada: en ocasiones las sustancias que originan la dermatitis por contacto se encuentran en el aire en forma de vapores, gotas o partículas sólidas que se depositan en la piel y que en algunos casos también producen alteraciones respiratorias como asma y rinitis o bien oculares como conjuntivitis. Estas se clasifican a su vez en irritativas, alérgicas, fototóxicas, fotoalérgicas, exfoliativas… Suele afectar a cara, brazos y dorso de manos. Debe realizarse diagnóstico diferencial con la dermatitis de contacto fotoinducida. Dermatitis por contacto fotoalérgico: corresponde al mismo mecanismo de hipersensibilidad retardada en el que un fotoalérgeno o fotoantígeno es el causante. Clínicamente se afectan áreas expuestas a la luz: cara, cuello, escote, dorso de manos. Hay que distinguirla de la dermatitis alérgica aerotransportada, en cuanto que en la fotoalérgica se respetan los párpados, la zona retroauricular y la región submandibular. En la actualidad los fotosensibilizantes más comunes son los fotoprotectores orgánicos y los antiinflamatorios no esteroideos tópicos.
Palabras claves:
  • Dermatitis
  • Dermatitis de contacto
  • fotoalergia

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.