Digest

 

Cuando se desea distinguir entre una dermatitis de contacto alérgica e irritativa, habitualmente se practican unas pruebas epicutáneas. La prueba epicutánea es un método para diagnosticar la dermatitis de contacto alérgica, que corresponde a una reacción de hipersensibilidad retardada. De manera rutinaria se aplica una serie estándar compuesta por los alérgenos estandarizados más frecuentes. Cada alérgeno posee su vehículo óptimo; la vselina es el más utilizado. La batería estandar sirve como screeing en un 70% de los casos de sospecha de dermatitis por contacto alérgica. En un tercio de los casos, hay que realizar series complementarias. La serie estándar es una lista dinámica sujeta a modificaciones. Esta prueba pretende reexponer a los pacientes a los alérgenos sospechosos bajo unas condiciones controladas. Los parches se aplican en la parte superior de la espalda y se cubren con un adhesivo hipoalérgenico. La permanencia o tiempo de exposición será de 48 horas, durante las cuales el paciente debe procurar no realizar ejercicio físico intenso, ni exponer las pruebas a la luz solar ni mojarlas. Al cabo de este intervalo se procede a levantar los parches. Se señala su exacta localización con un rotulador permanente y resistente al agua y se realiza una primera lectura, que se repite 48h más tarde. Como posibles complicaciones que conlleva la prueba en sí se han descrito: -Desarrollar una sensibilización activa. -Reacciones irritantes. -Reactivación de una dermatitis. -Alteraciones pigmentarias.
Palabras claves:
  • Dermatitis de contacto
  • Dermatitis alergica
  • Prueba epicutánea
  • Alérgeno

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.