Digest

 

DEFINICION. Una preeclamsia (anteriormente toxemia) se define como una hipertensión gravídica (presión arterial sistólica mayor o igual a 140 mm Hg y/o diastólica mayor o igual a 90 mm Hg) y una proteinuria (mayor de 300 mg/24 h ó mayor o igual a 2 ++ sobre el stix urinario). En el caso de valores ? 160 mm Hg y/o ? 110 mm Hg o de hipertensión gravídica ""normal"" con la presencia de al menos algún otro signo, se considera una preeclamsia severa. La patogénesis no está claramente definida. Signos que precisan un diagnóstico médico: - Cefaleas persistentes o inhabituales, trastornos de la visión. - Dolores hepáticos o del torax. - Disnea. - Náuseas y algunas veces vómitos violentos. - Oligúria. Los principales factores de riesgo de la preeclamsia son los siguientes: Primer parto, obesidad, diabetes, edad mayor de 35 años con un primer embarazo, antecedentes de trombosis, embarazo múltiple, hipertensión preexistente, preeclamsia en la anamnesis, enfermedad renal. COMPLICACIONES Una preeclamsia se acompaña de diversas complicaciones, tanto para la madre (síndrome HELLP ""Hemolysis, Elevated Liver enzymes, Low Platelets"", eclampsia o convulsiones cerebrales, insuficiencia renal, hemorragia cerebral, rotura hepática, hematoma retroplacentaria), como para el niño (trastornos del crecimiento intrauterino, muerte fetal intrauterina). Además, aunque la presión arterial se normaliza de nuevo, es necesario controlar a largo plazo el riesgo aumentado de problemas cardiovasculares en mujeres que han presentado una preeclamsia. PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO. En mujeres expuestas a un riesgo moderado, éste puede ser reducido estableciendo periodos de reposo a lo largo de la jornada. En estos casos el reposo en cama el el hospital no parece ser más eficaz. Conviene evitar todo esfuerzo físico importante. No se ha demostrado que un régimen bajo en sal o la suplementación de calcio tengan ninguna eficacia preventiva. El aporte de magnesio por via parenteral parece reducir el riesgo de eclamsia en parteras que presentan una preeclamsia; en cuanto a los efectos favorables de dosis de magnesio por via oral, hacen falta pruebas. El único método de prevención disponible actualmente consiste en la prescripción de ácido acetilsalicilico en dosis bajas (75-150mg/día) desde el `rincipio del ambarazo en presencia de factores de riesgo. En Alemania se han realizado pruebas con la toma de 100mg al día. Se trata de una utilización fuera de indicación. A partir de un meta-análisis de 31 estudios, se puede concluir que la toma regular de ácido acetilsalicílico reduce un 10% el riesgo de preeclamsia. En caso que existan valores de presión arterial por encima de 150/100mm Hg se recomienda en preimer lugar un tratamiento antihipertensivo con labetalol. Las mujeres embarazadas con signos de preeclamsia deben ser derivadas al médico. Si se trata de una preeclamsia ligera, generalmente será suficiente el tratamiento ambulatorio, pero en casos de preeclamsia severa, la hospitalización urgente será lo indicado. Otras referencias: Kompendium/Compendium (Buch/livre). 32.Auflage: Documed; 2012
Palabras claves:
  • Preeclamsia
  • Embarazo
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • AAS

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.