Digest

 

Las estatinas son fármacos ampliamente utilizados para reducir el colesterol LDL y los eventos cardiovasculares. Sus principales efectos adversos son miopatías, alteración de las enzimas hepáticas, diarrea y rabdomiólisis. Informes recientes han destacado el riesgo de daño cognitivo asociado al empleo de estatinas, sin embargo pocos han proporcionado una valoración equilibrada entre este riesgo y los efectos beneficiosos. Es importante presentar las ventajas y los riesgos de esta medicación de modo que los clínicos y sus pacientes puedan hacer decisiones informadas. Los resultados de los artículos encontrados tras una búsqueda bibliográfica en MEDLINE, EMBASE y Cochrane Library no fueron claros. A pesar de que se han descrito varios casos de daño cognitivo asociado a estatinas, es un efecto adverso poco habitual, y la mayoría de estudios sugiere que las estatinas no tienen un efecto clínicamente significativo sobre la cognición, al menos para la gran mayoría de pacientes que toma estas medicinas. El mecanismo por el cual las estatinas producen este daño cognitivo no está claro, por una parte parece que el descenso de colesterol a nivel de SNC podría disminuir la síntesis de mielina y afectar a la conducción neuronal. Por otra parte las estatinas inhiben las síntesis de mevalonato, precursor en la síntesis de coenzima-Q10, incrementando el estrés oxidativo y indirectamente esto podría afectar a la función cognitiva. No se recomienda la realización de pruebas neurocognitivas de rutina a pacientes en tratamiento de estatinas. Ante una sospecha de daño cognitivo asociado a estatinas, y tras descartar cualquier otra causa de alteraciones cognitivas, el primer paso sería discontinuar el tratamiento durante 1-3 meses y reevaluar si se han resuelto los síntomas. El cambio a una estatina hidrófila (pravastatina o rosuvastatina) u otros fármacos hipolipemiantes podría ser una opción para los pacientes que hayan experimentado alteraciones cognitivas durante el tratamiento con una estatina lipófila. Sin embargo, los beneficios vasculares y el beneficio cognitivo putativo superan el riesgo de daño cognitivo asociado al uso de estatinas y la evidencia actual no apoya la práctica de cambiar las estatinas por otros fármacos hipolipemiantes.
Palabras claves:
  • Estatinas
  • daño cognitivo
  • relevancia clínica

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.