Digest

 

Las infecciones por el virus de la influenza, comúnmente conocida como gripe, suponen un grave problema sanitario y económico a nivel mundial. La mayoría de casos de gripe son autolimitados y las campañas profilácticas de vacunación suponen una estrategia efectiva de control de la misma. Sin embargo el uso de antivirales como los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir o zanamivir) o bloqueadores de canales iónicos M2 (amantadina o rimantadina) son utilizados para reducir síntomas y prevenir hospitalizaciones o muertes en pacientes con enfermedad severa. En 2010, la OMS actualizó las guías de tratamiento del virus de la influenza, pero la evidencia hasta el momento es escasa por lo que en este contexto se realiza una revisión sistemática de estudios observacionales que intenta evaluar los beneficios y perjuicios del uso de zanamivir, oseltamivir, amantadina o rimantadina en el tratamiento de la influeza. Se incluyeron 74 estudios, que una vez analizados sirvieron para concluir que en poblaciones de alto riesgo el uso de oseltamivir podría reducir la mortalidad, la tasa de hospitalización y la duración de los síntomas respecto al no tratamiento. El tratamiento con zanamivir se asoció a menor duración de los síntomas y reducción de la tasa de hospitalización. No pareció observarse diferencias relevantes entre los dos inhibidores de la neuraminidasa. Un estudio parece sugerir que amantadina podría reducir la mortalidad por influenza A. Por otra parte el tratamiento temprano (<48 horas) parece obtener mejores resultados que el tratamiento tardío. Las limitaciones de esta revisión radican en que por la propia naturaleza de los estudios observacionales existen sesgos y falta de control de los factores de confusión y covariables (como el ajuste por edad, por comorbilidad, la probabilidad de que los pacientes tratados sean los más graves, etc.). Por otra parte los virus actualmente son en su mayoría resistentes a amantadina y rimantadina, y la resitencia a oseltamivir está aumentando, por lo que los resultados se deben interpretar con precaución. Finalmente hubiera sido interesante incluir valoración de los costes. Los antivirales oseltamivir, zanamivir y probablemente amantadina pueden obtener mejoras en algunas situaciones, pero es necesaria más evidencia para decidir el fármaco adecuado y el paciente candidato en las guías de práctica clínica.
Palabras claves:
  • Influenza
  • zanamivir
  • oseltamivir
  • amantadina
  • rimantidina
  • mortalidad
  • hospitalización

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.