Digest

 

Dosis bajas de radioiodo más tirotropina alfa son igual de efectivas que altas dosis de radioiodo, con menos efectos adversos, pero hacen falta estudios a más largo plazo para evaluar las recurrencias. El cáncer de tiroides es el más frecuente de los cánceres endocrinos. Muchos pacientes con cáncer de tiroides diferenciado se someten a la ablación con radioiodo para eliminar el tejido normal residual después de la cirugía, algunos estudios han sugerido que esto reduce las tasas de muerte y la recurrencia. Aun así, la dosis de radioiodo que se requiere para la ablación no está determinada. Se hizo un estudio randomizado de noinferioridaddurante 3 años y medio en 29 centros del Reino Unido comparando bajas dosis (1.1 GBq) y alta dosis (3.7 GBq) de radioiodo (iodo-131), ambos en combinación con tirotropina alfa o con la retirada de la administración de hormona tiroidea antes de la ablación, con un total de 4 grupos de estudio. Los pacientes (rango de edad entre 16 a 80 años) presentaban estadios del tumor de T1 a T3, con posibilidad de extensión a nódulos linfáticos vecinos pero sin metástasis. La ablación con radioiodo se recomendó a los 1-6 meses después de la cirugía. Los criterios de valoración fueron el éxito de ablación desde los 6 a los 9 meses, efectos adversos, calidad de vida y la duración de la estancia hospitalaria. De un total de 438 pacientes bajo randomización, se analizaron los datos de 421. Las tasa de éxito de ablación fue del 85% en el grupo que recibió bajas dosis de radioiodo versus el 88.9% en el grupo que recibió altas dosis y un 87.1% en el grupo que se trató con tirotropina alfa versus el 86.1% en el grupo en que se retiró la hormona tiroidea. Resultados similares se encontraron con bajas dosis de radioiodo más tirotropina alfa (84.3%) versus alta dosis de radioiodo más supresión de la hormona tiroidea (87.6%) o alta dosis de radioiodo combinado con tirotropina alfa (90.2%). Mayor número de pacientes en el grupo de altas dosis que en el de bajas dosis estuvieron hospitalizados como mínimo 3 días (36.3% vs. 13%, P < 0.001). La proporción de pacientes con efectos adversos fue del 21% en el grupo de bajas dosis versus 33% en el grupo de altas dosis de radioiodo (P=0.007) y 23% en el grupo de tirotropina alfa versus el 30% en el grupo bajo retirada de la hormona tiroidea (P = 0.11). No hubo diferencias significativas en la puntuación de la calidad de vida entre los pacientes que recibían bajas o altas dosis de radioiodo, antes de la ablación había claros beneficios en los pacientes que recibían tirotropina alfa comparado con los que se les suprimió la administración de hormona tiroidea. La conclusión es que las bajas dosis de radioiodo más tirotropina alfa son igual de efectivas que altas dosis de radioiodo, con menos efectos adversos. Seguimientos de más larga duración de 9 meses serían necesarios para determinar tasas de recurrencia.
Palabras claves:
  • cáncer de tiroides
  • ablación
  • bajas dosis de radioiodo
  • altas dosis de radioiodo
  • tirotropina alfa
  • supresión de hormona tiroidea

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.