Digest

 

Cuando los síntomas son especialmente intensos o discapacitantes, es obligada la visita al ginecólogo para realizar una adecuada valoración clínica de la paciente y para evitar dejar pasar desapercibidos otros problemas enmascarados por la sintomatología dismenorreica. En principio, cualquier AINE puede resultar eficaz en el control de la dismenorrea, aunque la experiencia mejor contrastada es la del naproxeno, ibuprofeno y ácido mefenámico (Coslan®). Los AINE son más eficaces cuando se administran antes de que comience el dolor y la menstruación. La combinación de varios AINE no incrementa su eficacia y sí, en cambio, aumenta notablemente el riesgo de efectos adversos graves, especialmente la úlcera péptica y el sangrado. Debe recordarse que la administración de ácido acetilsalicílico, aunque está autorizado para el tratamiento de la dismenorrea, requiere utilizar dosis elevadas, lo que incrementa el riesgo de efectos adversos y, en cualquier caso, su uso solo está recomendado a partir de los 16 años de edad.. En cuanto a la utilización de anticonceptivos hormonales, especialmente en población adolescente, es especialmente importante un control ginecológico adecuado. No obstante, es conveniente que el farmacéutico, pueda realizar un seguimiento farmacoterapéutico con el fin de optimizar los resultados del tratamiento, tanto en eficacia como en seguridad. Cuando fallan todos los tratamientos, los AINE y los anticonceptivos hormonales, es posible que el diagnóstico de dismenorrea primaria deba ser reevaluado por el ginecólogo. No siempre es éste quien establece el diagnóstico y es posible que haya podido haber errores en diferenciar dismenorrea primaria de secundaria, dismenorrea de embarazo ectópico o de neoplasia, o incluso se haya hecho uso de procedimientos invasivos sin indicación clínica. También es conveniente recodar a la paciente que existen medidas de carácter no farmacológico que pueden ayudar a aliviar el dolor, como la aplicación de un leve masaje en la zona dolorida o la aplicación de calor seco suave (manta eléctrica, parches térmicos, etc.). Igualmente, durante todo el ciclo menstrual conviene reducir o anular por completo el consumo de tabaco y de bebidas alcohólicas, incrementar el consumo de líquidos (agua, zumos, etc.), hacer ejercicio físico moderado de forma regular y reducir el contenido graso de la dieta.
Palabras claves:
  • Dismenorrea
  • AINE
  • Anticonceptivos hormonales
  • Dolor

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.