Digest

 

El número de pacientes con riesgo elevado de enfermedad cardiovascular e infartos cerebrales aumenta cada vez más, por ello el desarrollo de estrategias dirigidas a mejorar la farmacoterapia en estas enfermedades tiene un gran impacto en la población. En este contexto nace la controvertida formulación en forma de una polipíldora o policápsula, compuesta por estatinas, aspirina y antihipertensivos dirigida a la prevención de estas enfermedades. En este estudio, se evaluó la eficacia, seguridad, interacciones farmacológicas y posibles efectos adversos de una polipíldora (estatinas, aspirina y antihipertensivos) para la prevención primaria de estas enfermedades. Wall and Law en 2003 calcularon que la polipíldora formado por estatinas, aspirina y antihipertensivos, podría reducir el riego relativo de enfermedades cardiovasculares en un 80%. Este valora lo obtuvieron mediante la multiplicación de los riesgos relativos para cada factor de riesgo hallado en varios metanálisis, utilizando el máximo beneficio para cada riesgo, con lo que resultó una sobrestimación de la reducción del riesgo total. En este estudio se realizó una búsqueda bibliográfica en MEDLINE y EMBASE limitándose a ensayos clínicos, metanálisis o revisiones sistemáticas sobre el tema, centrándose finalmente en siete de ellos. Un estudio inicial para prevenir el beneficio de una hipotética polipíldora redujo la presión diastólica en 11 mmHg y el colesterol LDL en 70mg/dl, con lo que se consiguió reducir un 88% el riego de enfermedad cardiovascular y 80% el riego de infarto cerebral. Otro ensayo clínico con pacientes de bajo riesgo de estas enfermedades demostró que mediante la polipíldora se disminuyó 1.6 mmHg la presión diastólica y el colesterol LDL en 17.7mg/dl, correlacionándose con una disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares e infartos cerebrales del 44% y 21% respectivamente. Otros estudios en pacientes de alto riesgo mostraron disminuciones de la presión diastólica de 28,8 mmHg y 54mg/dl de colesterol LDL, conllevando una reducción del riego del 62% en la enfermedades cardiovasculares y del 60% del riego de infarto cerebral en estos pacientes. Una de las preocupaciones cuando se formula una polipíldora son las posibles interacciones farmacológicas entre sus componentes, por ello se analizó la farmacocinética de cada componente de forma individual y comparada con la formulación en polipíldora. El único parámetro farmacocinético que presentó diferencias entre los dos grupos, fue la biodisponibilidad de simvastatina en la formulación de polipíldora, que resultó ser del 76.7% respecto a la dosis individual. Los efectos adversos observados por el uso de la polipíldora incluyeron gastritis, tos, mareos, hipotensión y miopatía. Los diferentes estudios sobre el uso de la polipíldora en pacientes de bajo riesgo no demostraron el mismo beneficio que el predicho por Wald and Law. Además, aquellos pacientes sin indicación para uno o más de los componentes de la polipídora experimentaron efectos adversos que no se vieron compensados por el beneficio de la polipíldora. No obstante, en aquellos pacientes con riego elevado de enfermedad cardiovascular e infartos cerebrales, resultó ser más beneficioso el uso de la polipíldora en prevención secundaria de estas enfermedades por la disminución de la presión sanguínea y en el colesterol LDL. Estos pacientes se encontraban previamente en tratamiento con estos fármacos de forma individual, con lo que no se hallaron efectos adversos a la polipíldora. La mejora en la adherencia en estos pacientes no ha sido probada de momento en estudios clínicos.
Palabras claves:
  • enfermedad cardiovascular
  • infarto cerebral
  • polipíldora
  • prevención primaria

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.