Digest

 

Si la caries ya se ha producido y no es tratada mediante limpieza y reparación dental, la lesión del diente puede alcanzar la pulpa, con aparición de dolor intenso y continuo. Esto implica el riesgo de que pueda extenderse la infección al hueso mandibular y, en ocasiones extremas, podría haber infecciones generalizadas. Por ello debemos dar una serie de consejos dentales: -Se recomienda la administración de flúor a todos los niños en comunidades cuya agua potable tenga un nivel inferior de 0,7 ppm (0,7 mg/L). La cantidad de ion flúor a agregar depende de la edad del niño y del nivel de flúor en el agua de bebida. Las gotas de flúor pueden darse directamente, o con agua o zumos de frutas (no con leche o productos que contengan calcio, ya que éste que reduce la absorción de flúor). -En relación con el uso de colutorios, debe insistirse al paciente sobre el carácter tópico o local de la medicación, y por tanto, que no debe ingerirla o tragársela de forma voluntaria. El enjuague debe tener una duración mínima de 30 segundos antes de expulsarlo.El uso del colutorio a una concentración inapropiada puede ocasionar reacciones indeseables como irritación, sobre todo para ciertos antisépticos (formaldehído, pero también clorhexidina y otros). Aquellos colutorios preparados en solución alcohólica también pueden resultar irritantes.Un excelente momento para el colutorio es tras la higiene dental previa a acostarse ya que de este modo el producto actúa durante la noche sin interferencia de alimentos sólidos o líquidos. -En ocasiones los productos tópicos vienen en forma de aerosol para utilizar con un spray dirigido al sitio de la lesión. También es frecuente la presentación en forma de gel para aplicar sobre la lesión, intentando mejorar con esta forma farmacéutica la adhesivididad y permanencia del producto. En cuanto a los comprimidos de uso tópico, es evidente que lo primero es advertir al paciente que no debe tragárselos ya que se trata de un producto que actúa localmente.Lo ideal sería que lograra una disolución lenta durante un periodo de 15-30 minutos, evitando en lo posible una excesiva deglución de saliva durante este periodo. La administración del producto debe ir precedida de un buen cepillado dental y lingual, con aplicación de seda si procede, y un enjuague cuidadoso y completo con agua. La razón es que la mayoría de los antisépticos disminuyen su actividad antimicrobiana con la presencia de materia orgánica. Aunque se trata de productos tópicos, el paciente debe ser advertido del riesgo de reacciones adversas, aunque en general, con el uso correcto del producto, éstas serán leves, infrecuentes y transitorias.También pueden aparecer reacciones locales de hipersensibilidad y no puede descartarse la alergia o la intolerancia al producto. -Debe insistirse en reducir al mínimo el consumo de dulces y de productos ácidos, recomendándose el empleo de chicles no azucarados cuando no se puede llevar la hi-giene dental, siempre deseable. Establecer como práctica cotidiana el cepillado cuidadoso de los dientes, repetido en varias ocasiones a lo largo del día, es un objetivo que debe ser reforzado especialmente durante la adolescencia. Las recomendaciones sobre el cepillado indican que se debe realizar 3 veces al día durante 3 minutos, tras las principales comidas del día y antes de acostarse. Se recomienda renovar el cepillo cada 3 meses, aunque esto varía según la edad y grado de sensibilidad de cada persona. En este sentido, aunque se trate de personas con los dientes sensibles, no debe evitarse el cepillado de las zonas sensibles, porque eso agravará los problemas de encías y de sensibilidad dental. Tampoco debe haber un exceso de cepillado, ya que eso no mejora la higiene y sí puede incrementar el desgaste de la dentina. En cuanto a la técnica de cepillado, se suele recomendar realizar pequeños movimientos circulatorios o vibratorios, así como de arrastre desde la encía y a lo largo del diente, en todas las caras de los dientes y a lo largo de la línea de las encías, sin que deba interrumpirse el cepillado aunque sangren levemente las encías. Y donde el cepillo no llegue, como es el caso del espacio interdental, es recomendable usar hilo dental o un cepillo interdental, al menos una vez al día. Todo ello, siempre asociado a una visita periódica al odontólogo (al menos, una vez al año).
Palabras claves:
  • Caries dental
  • Flúor
  • Colutorios
  • Productos tópicos
  • Cepillado

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.